•   NUEVA DELHI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Barack Obama llamó hoy a India y a Pakistán a trabajar juntos para resolver sus diferendos, subrayando que Nueva Delhi tiene mucho que ganar en que su vecino y rival tenga éxito en la lucha contra el extremismo.

Pakistán progresa contra el "cáncer" del extremismo pero los avances "no son tan rápidos como nos gustaría", declaró Obama en el segundo día de estancia en Bombay, antes de viajar a Nueva Delhi, donde prosigue la parte oficial de su visita a India.

Bombay fue la ciudad víctima de atentados en noviembre de 2008 perpetrados por un grupo islamista basado en Pakistán, que causaron 166 muertos y más de 300 heridos. El único sobreviviente del comando de diez hombres fuertemente armados declaró que habían sido reclutados, entrenados y equipados por el grupo islamista Lashkar e Taiba (LeT) que recibió el apoyo de ciertos miembros de los servicios de inteligencia y del ejército paquistaní.

Nueva Delhi es el más interesado en estabilización de Pakistán
Obama subrayó que Nueva Delhi es el más interesado en que Pakistán se estabilice, aunque reconoció la historia "increíblemente compleja" entre India y Pakistán, que han librado entre ellos tres guerras desde su independencia en 1947. "Mi esperanza es que con el tiempo la confianza se desarrolle entre los dos países, que el diálogo comience (...)", declaró ante unos estudiantes de la Universidad San Javier de la capital económica de India. "Estoy absolutamente convencido de que el país que está más interesado por Pakistán es India", afirmó. "Si Pakistán es estable y próspero, es mejor para India (...) porque India evoluciona rápido, y lo saben, es absolutamente en vuestro interés", insistió.

Nueva Delhi e Islamabad iniciaron un difícil proceso de paz en 2004 pero luego de los atentados de Bombay, India congeló el diálogo. Desde hace casi un año y bajo la presión de Washington que busca la estabilidad en la región, altos responsables de ambos países se reunieron nuevamente para intentar reanudar el diálogo.

Ante los estudiantes, Obama aprovechó para criticar los primeros comicios organizados en veinte años hoy por Birmania, que calificó de "todo menos libres y justos". Reclamó asimismo la liberación de la disidente Aung San Suu Kyi. Obama llegó ayer a Bombay para una visita de tres día a India, que comenzó con un homenaje a las víctimas de los atentados de 2008 frente al hotel Taj Mahal, pero sin condenar a Pakistán, lo que provocó este domingo comentarios de decepción en la prensa india.

Washington continúa manteniendo una difícil alianza antiterrorista con Pakistán, de quien se sospecha que financia grupos extremistas que eligen objetivos en India. Hoy, una figura del separatismo exhortó a Obama a que mediara en la región de Cachemira -objeto de disputa entre India y Pakistán- y estimó que ello ayudaría a eliminar el déficit de confianza entre Washington y el mundo musulmán.

India se opone a cualquier injerencia extranjera
India se opone frontalmente a cualquier injerencia extranjera en el conflicto. Obama ya había suscitado el enojo de este país cuando, antes de llegar al poder, sugirió una mediación en esta región con mayoría musulmana. Por otra parte, un día después del anuncio de acuerdos comerciales, la prensa saludaba este domingo el refuerzo de los vínculos entre Nueva Delhi y Washington, considerados como el reflejo del dinamismo del crecimiento económico indio.

Obama anunció el sábado 10.000 millones de dólares en acuerdos con India que deberían crear 50.000 empleos estadounidenses, apenas unos días después de la derrota de los demócratas en las legislativas en las que la economía en Estados Unidos fue uno de los principales motivos del descontento electoral. Al respecto, Obama reconoció la necesidad de correcciones y ajustes tras esta derrota.