•   Atenas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los comicios regionales y municipales que Grecia ha celebrado hoy, y cuyo resultado puede provocar la convocatoria de elecciones anticipadas, han estado marcadas por una alta abstención, en una consulta que el gobierno ha planteado como un referendo a su dura política de reducción del déficit público.

Ya antes del cierre de los colegios electorales, el canal privado "Skai" informó de que la abstención rondará entre el 35 y 40 por ciento de los casi 10 millones de electores, aunque otros medios elevan ese porcentaje hasta el 60 por ciento.

Los medios griegos han interpretado esta prevista baja participación, aún no confirmada con datos oficiales, como un castigo contra las medidas de austeridad impuestas por el primer ministro socialdemócrata, Yorgos Papandréu, para reducir la enorme deuda y el elevado déficit que lastran a la economía griega.

Los colegios electorales cerraron a las 17.00 GMT tras 12 horas abiertos sin que se registraran incidentes de consideración, según informó el Ministerio del Interior. En varios colegios electorales se interrumpieron momentáneamente las votaciones tras recibirse falsas amenazas de bombas.

Fuentes policiales informaron a Efe de que el dispositivo de seguridad desplegado no excedió el de anteriores elecciones, pese a que durante esta semana el país se vio sacudido por una oleada de paquetes bomba contra embajadas en Atenas y dirigentes políticos en el extranjero.

Papandréu declaró durante la campaña electoral que considera estas elecciones como una suerte de referendo sobre el grado de respaldo a su política de ahorro, hasta el punto de advertir de que convocará elecciones anticipadas si su partido es castigado en las urnas.

En lo que va de año, el Gobierno ha afrontado ya siete huelgas generales e incontables paros sectoriales, en respuesta a decisiones como la reducción de los salarios públicos en un 25 por ciento, el retraso de la edad de jubilación y el aumento de impuestos.

De cara a la nuevas medidas de ahorro que posiblemente se tendrán que aplicar en 2011, Papandréu ha pedido que se le dé hoy "un voto de confianza" que renueve el masivo respaldo que obtuvo en las generales de hace sólo 13 meses, cuando su partido, el socialdemócrata Pasok, ganó con mayoría absoluta.