elnuevodiario.com.ni
  •   DANNENBERG  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Varias personas resultaron heridas hoy en los enfrentamientos entre policías y manifestantes antinucleares que se oponen al paso de un tren con residuos nucleares en Harlingen, norte de Alemania. "Una manifestante, herida cerca de Harlingen por un caballo de la policía montada, fue evacuada en helicóptero hacia un hospital cercano. Al parecer se fracturó el hombro", dijo un portavoz de la policía en Luneburg, a 60 km de Dannenberg, estación de destino del tren que transporta los residuos nucleares.

"Hubo heridos del lado de los manifestantes como de la policía, pero no puedo decirles cuántos", agregó el portavoz. "Hacia las 15H00 (14H00 GMT), unas mil personas atacaron a las fuerzas del orden en las vías de ferrocarril de Harlingen", a 20 km de Dannenberg, indicó otra fuente policial. "Los policías respondieron con golpes de porra y chorros de agua", agregó.

Un blindado de las fuerzas de seguridad fue incendiado pero no fue destruido. Hacia las 18h45 GMT el tren estaba bloqueado en Dumstorf, a 30 km de Dannenberg, por 70 personas que ocupaban las vías. Entre 2.000 y 5.000 manifestantes esperaban al tren en Harlingen, y unas 2.000 personas están en los alrededores de Gorleben, adonde los residuos nucleares deben llegar por camión después de haber sido descargados en la estación de Dannenberg.

Intervienen a unas 250 personas
Por la mañana, la policía había intervenido contra unas 250 personas que intentaban retirar el balasto de los rieles del ferrocarril cerca de Metzingen, a 30 km de su destino final. Los militantes respondieron con bengalas, indicó un portavoz de la policía, Markus Scharf. "Todo el bosque alrededor de las vías está repleto de una nube de niebla de gas lacrimógeno", afirmó Christoph Kleine, portavoz de uno de los grupos de manifestantes.

El tren, calificado por los ecologistas como el "transporte más radiactivo jamás realizado", había partido el viernes de Francia e ingresado en territorio alemán el sábado. Los militantes ecologistas de ambos lados de la frontera multiplicaron las operaciones para atrasar el avance de la formación, encadenándose a las vías o colgándose de puentes.

El movimiento antinuclear redobló de intensidad en Alemania desde que la canciller Angela Merkel decidió este año alargar la vida útil de las centrales, que su predecesor había decidido cerrar en 2020.

Movilizan 16 mil policías
Más de 16.000 policías alemanes fueron movilizados para proteger el convoy compuesto por 14 vagones y 308 contenedores con 123 toneladas de residuos nucleares vitrificados. Ayer una importante manifestación juntó a unas 50.000 personas, según los organizadores -al menos 20.000 según la policía-, en Dannenberg, cerca del centro de Gorleben.

Llegados en vehículos, autobuses y en centenares de tractores, los militantes acudieron para protestar contra este 12º convoy de desechos nucleares desde 1995 y contra la política del gobierno conservador liberal. Esta es la movilización más importante hasta ahora contra el convoy de desechos. "Nuestras estimaciones más optimistas fueron sobrepasadas", celebró el sábado Jochen Stay, portavoz de la asociación antinuclear Ausgestrahlt (Irradiado).

Traumatizada por la catástrofe de Chernobil (Ucrania) en 1986, la población alemana se opone en su mayoría a la energía nuclear. Los Verdes y los socialdemócratas del canciller Gerhard Schröder (1998-2005 habían decidido cerrar las últimas 17 centrales del país en 2020. Merkel decidió prolongar la vida de las centrales hasta que las energías renovables puedan reemplazar a la energía nuclear.