•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, principal aliado de Cuba, relanzará en La Habana un convenio de cooperación para los próximos diez años en apoyo a las reformas económicas de Raúl Castro, tras cumplirse una década de la estrecha relación bilateral sin precedentes.

"No se trata de conmemorar los 10 años que pasaron", sino "que vamos a lanzarlo para los próximos 10 años", sostuvo Chávez anoche, en un programa especial en la radio y la televisión cubana, transmitido también en Venezuela.

El Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela fue firmado el 30 de octubre de 2000 en Caracas por Chávez y el líder comunista Fidel Castro, a quien considera su mentor político y con el que conversó el sábado, apenas arribó a la isla.

Chávez se reunió ayer con el presidente Raúl Castro, con quien trazará hoy las nuevas estrategias de cooperación, luego de hacer un balance "exhaustivo" del pacto que echó a andar un "modelo único de integración" e hizo de Venezuela el principal socio comercial de Cuba, con un intercambio de unos 3.500 millones de dólares anuales. "Nos complementamos (...), hemos creado un sistema de integración sin precedentes, no sólo en la historia de de América Latina, en la historia del mundo", estimó el presidente venezolano.

Ayuda en la "actualizacion del socialismo"
Chávez destacó que la alianza con Venezuela también ayudó a aliviar el impacto del embargo que Estados Unidos aplica contra Cuba desde 1992, y llamó a apoyar los cambios emprendidos por Raúl Castro para dinamizar la maltrecha economía de la isla, controlada en un 95% por el Estado y con serios problemas de ineficiencia. "Creo que todos tenemos que ayudar a Cuba en lo que Raúl ha invocado, la actualización del socialismo", manifestó.

Durante la cumbre binacional celebrada en julio, se firmaron más de un centenar de acuerdos para la ejecución de 139 proyectos en sectores como energía, minería, alimentación, salud e industria ligera, lo que llevó a Raúl Castro a afirmar que los dos países se encaminaban hacia "la unión económica". Por el convenio, Venezuela suministra a La Habana 100.000 barriles diarios de petróleo y recibe cerca de 40.000 cooperantes cubanos, 30.000 de ellos en el área de la salud.

Venezuela explora petróleo en una zona cubana del Golfo de México. Ambos países modernizaron y operan la refinería de Cienfuegos, en el centro de Cuba, que procesa unos 65.000 barriles diarios y se amplía para llegar a 150.000. El acuerdo tiene una proyección más allá del ámbito binacional. Caracas, con su finanzas y su petróleo, y La Habana, con sus recursos humanos, constituyen el sostén de los principales programas de la Alianza Bolivariana para las América (ALBA), que agrupa además a Bolivia, Ecuador, Nicaragua y tres islas del Caribe.

En La Habana Chávez abogó por fortalecer al ALBA como "única forma de romper las cadenas del imperialismo", y encarar las nuevas amenazas de "los halcones" tras el triunfo en las elecciones legislativas de Estados Unidos.

La fuerte alianza entre La Habana y Caracas es blanco de críticas constantes de la oposición venezolana, que acusa a Chávez de "cubanizar" al país, con su proximidad ideológica a los hermanos Castro y una "excesiva" presencia de militares cubanos en las Fuerzas Armadas venezolanas. Al salir al paso a esas críticas en octubre pasado, el embajador de Cuba en Caracas, Rogelio Polanco, afirmó que sólo buscan "empañar una colaboración clara, transparente, diáfana y solidaria entre nuestros países".

La cada vez más estrecha alianza entre Cuba y Venezuela preocupa a Washington, que la ve como una especie de mala influencia para América Latina.