•   KABUL / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Otros dos soldados de la OTAN murieron el fin de semana por ataques de rebeldes al este de Afganistán, reconoció la coalición internacional.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, ISAF, bajo mando de la OTAN, no brindó mayores precisiones sobre las nacionalidades de los soldados y las circunstancias de su muerte. Los dos soldados murieron en ataques separados.

Al mismo tiempo, al menos diez supuestos talibanes murieron en una operación conjunta de las tropas afganas e internacionales registrada en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, confirmó ayer la OTAN.

La operación, iniciada el pasado sábado, concluyó después de que las tropas destruyeran “refugios de los enemigos” en el distrito de Kajaki, explicó en una nota la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, ISAF, bajo paraguas de la OTAN.

Año mortal

Trascendió este fin de semana que julio batió récord en lo que se refiere a la cantidad de militares estadounidenses caídos en Afganistán. Ese mes los norteamericanos perdieron 66 efectivos, lo que es considerado como la mayor cantidad de bajas de las tropas norteamericanas en 30 días en el país asiático.

Para ese período, EU había perdido 1,200 hombres y la coalición de las fuerzas armadas de la OTAN 1,900. Sin embargo, el mando militar de EU no tiene planes para retirar sus tropas de Afganistán después de 2011 como lo prometió el presidente Barack Obama.

El presidente de Afganistán, Hamid Kharzai, insistentemente ha declarado que su Ejército puede estar listo para enfrentar dificultades hasta después de 2014. El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EU, almirante Michel Mullen, respaldó las declaraciones del presidente Kharzai, aunque agregó que las fuerzas estadounidenses y la OTAN deberán trabajar muy duro para alcanzar ese cometido.

Gran problema: indisciplina

Los especialistas en asuntos militares consideran que el gran problema de las fuerzas armadas de Afganistán es la indisciplina. Los reclutas son entrenados muy a la ligera, y pasan a las unidades de combate con muy poca experiencia combativa.

En la actualidad, las Fuerzas Armadas de Afganistán cuentan con 134,000 efectivos en el Ejército y 190,000 agentes en la Policía. Al finalizar el año tienen previsto contar con 171,600 efectivos en el Ejército y 134,000 agentes policiales, sin embargo, para poder alcanzar esa cifra están reclutando a muchos hombres que antes lucharon en las filas de los talibanes.

Alto consumo de estupefacientes

Asimismo, los afganos consumen muchas drogas, lo que se refleja en los informes de la coalición sobre los reclutas que ejecutan hechos sangrientos después de haber consumido grandes dosis de estupefacientes.

Un informe de la OTAN revela que un soldado en la provincia de Gelment disparó a su sargento durante una disputa. Como declaran los oficiales de la OTAN, los disparos contra sus jefes o contra los civiles son por miedo. Solamente durante los primeros seis meses de este año fueron registrados 70 incidentes de este tipo.

El futuro de Afganistán, según las condiciones en que se forman las Fuerzas Armadas, se vislumbra muy pesimista. Los militares de Afganistán temen que cuando salgan las fuerzas de la coalición, la población civil les corte la cabeza.

Eso significa que las fuerzas de la OTAN fracasaron y no pudieron cambiar la situación. ¿Qué será de Afganistán sin la OTAN? Esa pregunta se queda sin respuesta.