•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cada veinte segundos un niño muere de neumonía, lo que representa más de 1,5 millones de menores fallecidos al año, una cifra que podría disminuir drásticamente si se les vacunara contra la bacteria del neumococo.

La neumonía es la principal causa de muerte de los niños menores de cinco años en todo el mundo y mata más que el Sida, la malaria y el sarampión juntos, a pesar de que es una enfermedad previsible.

La vacuna contra la bacteria del neumococo, principal causante de la neumonía, existe desde hace décadas en el mundo desarrollado, pero los países más pobres no tienen recursos para comprarla y administrarla.

De hecho, los niños de países en desarrollo tienen 89 veces más posibilidades de morir por esta enfermedad que los menores de los países ricos. Es por ello que, aprovechando que el próximo viernes, 12 de noviembre, se celebra el Día contra la Neumonía, la Alianza Mundial para la Vacunación y la Inmunización (GAVI Alliance), de la que forman parte Estados, el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, Unicef, la industria y donantes privados, hizo hoy un llamamiento para alertar de la necesidad de encontrar dichos fondos.

"La neumonía es una enfermedad abandonada, cuando paradójicamente es una de las más mortíferas, el problema es que en el 96 por ciento de los casos se da en 68 de los países más pobres del mundo", advirtió en rueda de prensa Olivier Fontaine, del departamento de Salud Infantil de la OMS.

Actualmente, sólo dos países en el mundo en desarrollo, Gambia y Ruanda, han introducido la vacuna contra el neumococo gracias a una donación de la industria gestionada a través de GAVI.

Buscan salvar la vida de 900.000 menores
La idea es que antes del 2015, 40 países cuenten con esas vacunas, pero hasta la fecha GAVI sólo tiene fondos para financiar la compra y la distribución en 19 naciones, comenzando por Nicaragua, Kenia, Sierra Leona y Yemen. En concreto, el objetivo de este programa es vacunar a aproximadamente 130 millones de niños antes del 2015, y salvar la vida de unos 900.000 menores.

"Por ahora tenemos un agujero de 3.700 millones de dólares, aunque contando con la tendencia de aportaciones de los donantes, creemos que la necesidad real es de 2.400 millones", aseveró Helen Evans, directora ejecutiva ad interim de GAVI.

GAVI ha logrado financiar el proyecto de la vacuna del neumococo gracias al Advance Market Commitments for vaccins (AMC), un sistema por el cual se incentiva a la industria farmacéutica a producir vacunas adecuadas para los países en desarrollo, en la cantidad necesaria y a precios asequibles.

En este caso se logró un incentivo para la industria de 1.500 millones ofrecidos por seis donantes y otros 1.300 de fondos propios de GAVI para fabricar vacunas a 3,5 dólares la unidad durante la próxima década.

Si GAVI consigue los fondos necesarios para ayudar a introducir la vacuna del neumococo en más de 40 países, el AMC podría prevenir la muerte de aproximadamente 7 millones de niños antes del 2030.

Desde 1990 la comunidad internacional ha logrado disminuir en un tercio la mortalidad infantil; con la introducción masiva de la vacuna contra el neumococo se pretende que la reducción sea de dos tercios y poder así cumplir la meta número 4 de los Objetivos del Milenio.