•   PUERTO PRÍNCIPE  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

La epidemia de cólera en Haití, que desde mediados de octubre deja 583 muertos y más de 9.000 hospitalizados, fue declarada asunto de "seguridad nacional" por el gobierno, tras dar cuenta hoy del primer muerto en Puerto Príncipe.

El director general del Ministerio de Salud haittiano, Gabriel Thimoté, declaró en una conferencia de prensa que la epidemia de cólera, enfermedad altamente contagiosa, estaba ahora siendo considerada "una cuestion de seguridad nacional".

Epidemia comienza al norte del país
Desde que a mediados de octubre se declaró la epidemia, el cólera mató a 583 personas y provocó la hospitalización de más de 9.000 en Haití, el país más pobre de América. La epidemia comenzó en el norte del país, pero ahora ya está en la capital, Puerto Príncipe.

Thimoté comentó que en el balance de muertos se reigistra uno en Cité-Soleil, el barrio más pobre de Puerto Príncipe. Se trata del primer fallecimiento por cólera oficialmente registrado en la capital desde el comienzo de la epidemia. La muerte ocurrió en el hospital Ste-Catherine, atendido por la sección belga de Médicos Sin Fronteras, aseguraron las autoridades. El hospital atendió a 115 personas desde mediados de octubre por diarreas que podrían estar asociadas al cólera.

Por otra parte, tres cadáveres fueron recogidos en el area metropolitana de la capital, pero no está claro que estén relacionados a la epidemia. "Estamos preocupados por Cité-Soleil, donde hubo un fallecimiento registrado. También hay un aumento de los casos en otras regiones del país", sostuvo Thimoté.

Por su parte, el doctor Ariel Henry, jerarca del ministerio de Salud, manifestó que por ahora no ha ocurrido "una disparada" de casos de la enfermedad en la capital, aunque sí hay "casos aislados". Pero las malas condiciones de higiene en los campos de refugiados montados tras el terremoto del 12 de enero generan temor de que se agrave la epidemia.

"Tomás" deja 21 muertos
La precariedad en los numerosos campamentos a través del país se acentúa por los volúmenes de agua -potencial vector del cólera- acumulados tras el paso el fin de semana pasado del huracán Tomas, que dejó 21 muertos en Haití, la mayoría en la capital y que provocó también la evacuación de 48.235 personas, de las cuales 24.212 siguen en albergues temporales.

De acuerdo con un informe divulgado por la Dirección de Protección Civil, el fenómeno provocó la muerte de ocho personas en Grand Anse (suroeste), cuatro en el sur, tres en el sureste, dos en Artibonite (norte), dos en el noreste e igual cantidad en el oeste.

El organismo y sus contrapartes evacuaron a 48.235 personas, de las cuales 24.212 permanecen en 75 refugios temporales, subrayó el informe. Las autoridades estimaron que la población respondió con "conciencia" a las llamadas de evacuaciones voluntarias, lo que permitió, subrayaron, "evitar un alto número de pérdidas humanas".

1.004 casas destruídas
"Tomás" destruyó 1.004 casas y provocó daños a 5.336, lo que afectó a 6.610 familias que fueron damnificadas, incluyendo más de 4.800 en departamentos ubicados en el sur del país. Protección Civil puntualizó que todavía son "parciales" los daños provocados por el fenómeno a las vivienda debido a que los equipos de evaluación no han podido operar debido a la situación hidrometeorológica.

Por otra parte, aunque sin ofrecer cifras, la fuente expresó que el fenómeno causó "daños importantes a la agricultura en la zona sur" y que equipos en helicópteros evalúan esta situación. Antes de esfumarse tras degradarse a tormenta tropical, "Tomás" lanzó lluvias torrenciales en este país y la República Dominicana, y menos intensas en Cuba y Puerto Rico.