•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Hugo Chávez entró con fuerza en el rubro de la alimentación tomando el control de varias empresas para lograr la "soberanía alimentaria", opción cuestionada por empresarios que temen una invasión del Estado venezolano en un rubro asumido por la iniciativa privada.

Chávez ha estatizado desde 2007 numerosas empresas del sector de la alimentación desde agroquímicas, firmas de alimentos congelados y productoras de envases de vidrio hasta cadenas de supermercados. También ha "recuperado" unos 2,5 millones de hectáreas desde 1999, aunque apenas unas 50.000 están productivas, según cálculos de agricultores privados.

El gobierno dice estar luchando contra la especulación, los monopolios y el acaparamiento de productos, aunque los empresarios afirman que en un sector tan regulado es imposible especular con los precios o acaparar. "Debemos acabar con los oligopolios, los monopolios. Luchemos contra el capitalismo", declaró recientemente Chávez, quien promete lograr la "soberanía alimentaria" para este país petrolero que importa la gran mayoría de los bienes que consume. "Liberada la tierra, liberado el trabajo esclavista, vienen los planes productivos, la producción de alimentos, no para convertirlos en mercancía sino para alimentar a nuestro pueblo", ha planteado Chávez, en el poder desde 1999.

A inicios de 2010, el gobierno expropió la red de supermercados Exito, de la francesa Casino, que ahora forma parte de la estatal Corporación de Mercados Socialistas, que abarca desde restaurantes hasta concesionarias de vehículos y vende a precios económicos, en el país con la inflación más alta de la región (25,1% en 2009).

Gobierno estatiza procesadoras de granos básicos
El gobierno también ha estatizado procesadoras de café, arroz y azúcar, y decretó en 2003 el control de precios para diversos productos básicos. En los supermercados venezolanos, sin embargo, a menudo escasean estos alimentos, así como leche y carnes.

A mediados de este año el gobierno enfrentó además un escándalo con el hallazgo de miles de toneladas de alimentos podridos hallados en depósitos estatales. "El gobierno está tomando una serie de atribuciones convirtiéndose en industrial, comerciante, agricultor, invadiendo la actividad normal de los sectores privados, que no le son propios, pero que considera estratégicos", comentó el presidente de la patronal Fedecámaras, Noel Álvarez. "Es una competencia desleal y abierta con el sector privado", añadió.

Álvarez afirmó que con precios controlados "no rentables" y con la escasez de divisas en un país donde el mercado cambiario está regulado, "el gobierno lleva a la destrucción el aparato productivo". Según la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos, unas 160 empresas del sector han sido expropiadas o están en proceso de serlo, casi la mitad de todas las compañías, de diversos sectores considerados estratégicos como petróleo o cemento, estatizadas en los últimos tres años.

Opositores a Chávez señalan que las estatizaciones, como la de la firma estadounidense de envases de vidrio Owens Illinois, buscan cercar a la privada Polar, la gigante venezolana de la cerveza y alimentos que muchas veces ha sido amenazada de expropiación. Owens Illinois controlaba 60% del mercado en Venezuela y era la principal proveedora de Polar, a la que Chávez ha acusado de acaparar productos y conspirar contra su gobierno, aunque ha dicho que por ahora no tiene planes de expropiarla. "Mendoza, si tú lo que quieres es retarme, si quieres pulsear conmigo, vas a salir perdiendo. No te creas superior", declaró el mandatario aludiendo al presidente de Polar, Lorenzo Mendoza.

"La única manera de que un país se desarrolle es a través de la empresa privada. Puede haber empresas estatales o sociales, pero la eficiencia, el avance y el desarrollo tecnológico se logran con el desarrollo de la empresa privada", aseguró Pablo Baraybar, director de Alimentos Polar. "Cada vez tenemos menos opciones. Y el derecho de un consumidor es poder escoger y pagar el precio que decida", enfatizó.