•   TEGUCIGALPA /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente hondureño Porfirio Lobo pidió públicamente ayer sábado al ex mandatario Manuel Zelaya, que le ayude a conciliar con los países de Sudamérica que aún no reconocen a su gobierno.

Zelaya puede “tratar de ayudar a Honduras (...), y una forma de ayudarle es decirle a los amigos de él que nos ayuden en lugar de estarnos atacando permanentemente”, dijo Lobo en rueda de prensa antes de viajar en visita oficial a Taiwán.

El mandatario Lobo, que asumió la Presidencia el 27 de enero pasado, tras la crisis política provocada por el derrocamiento de Zelaya el 28 de junio de 2009, no ha sido reconocido por países de Sudamérica como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Brasil, por haber sido elegido en comicios efectuados bajo el régimen de facto de Roberto Micheletti, que asumió el poder con el golpe de Estado.

Manuela Zelaya, cuyo mandato culminó el día que asumió Lobo, está exiliado en República Dominicana desde el 27 de enero, luego de haber permanecido cuatro meses refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa.

La falta de reconocimiento por parte de varios países sudamericanos ha impedido que Honduras sea readmitida en la Organización de Estados Americanos, lo que la mantiene privada de ayuda y créditos extranjeros.

Expresó que Zelaya “sabe que puede venir cuando quiera (a Honduras), que no hay ningún problema; que nos ayude más bien a que todo se normalizase”.

Pero, la Policía y la Fiscalía han declarado que si Zelaya regresa al país será detenido y enjuiciado, pues está acusado de varios delitos, incluido traición a la Patria por pretender cambiar la Constitución, intento que desencadenó en el golpe de Estado.