•   SHANGHAI / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Al menos 42 personas murieron y otras 90 quedaron heridas ayer lunes al incendiarse una torre residencial de 28 plantas en el centro de Shanghai, anunció la agencia estatal de noticias China Nueva.

El anterior balance de esta catástrofe ascendía a ocho muertos. Las causas del accidente no han sido aún determinadas.

Al parecer el fuego estalló, por razones desconocidas, en unos andamios instalados en la torre para obras de remodelación. Gigantescas llamas se propagaron por toda la estructura de esta “torre infernal”.

La torre residencial, que albergaba a 156 familias, esencialmente profesores, algunos de ellos jubilados, según la agencia oficial china, se encuentra en el barrio comercial y densamente poblado de Jingan.

Varias personas se lanzaron de las ventanas del edificio para huir de las llamas y otras trataron de bajar por los andamios, informó China Nueva.

Decenas de personas fueron hospitalizadas, según fuentes médicas. La agencia, citando fuentes médicas y policiales, aseguró que al menos 90 personas resultaron heridas.

Pánico en la ciudad

El incendio generó una impresionante humareda negra en el centro de la metrópolis de Shanghai (20 millones de habitantes), según imágenes transmitidas por televisión, en las que también se veía a habitantes del edificio huyendo por las calles, aún bajo el impacto y con el rostro ennegrecido por el humo.

Los bomberos, que acudieron con unos 60 vehículos, lucharon contra las llamas hasta que comenzó a caer la tarde.

A las seis de la tarde, cuatro horas después del inicio del incendio, ya habían conseguido apagar las llamas en los 20 pisos inferiores de la torre, según el sitio oficial EastDay.com Li Xiuyun, una sobreviviente de 61 años, explicó a la AFP que había huido por las escaleras junto a su familia desde la planta 16.

“Había un humo espeso y vidrio roto por todas partes. Mi hijo se quitó los calcetines y los humedeció. Nos tapamos la nariz. Yo caminé al bajar sobre gente que yacía”, declaró.

Zhang, una mujer que vivía en el último piso, explicó a China Nueva que pudo escapar por la salida de emergencia junto a una decena de vecinos.

Un centenar de residentes pudieron ser socorridos, según la agencia de noticias.