•   SANTO DOMINGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno dominicano pidió hoy calma a la población, horas después de que se confirmara el primer caso de cólera en el país, y garantizó que se están tomando todas las medidas necesarias para evitar que la epidemia se propague desde la frontera con Haití.

Ayer, los médicos diagnosticaron cólera a un haitiano de 32 años que trabaja como obrero de la construcción en Higüey, al este de Dominicana, y acaba de volver de unas vacaciones en Puerto Príncipe. En una intervención en la televisión local dominicana Canal 5, el ministro de Salud, Bautista Rojas Gómez, subrayó hoy que se trata de un caso "importado, que se adquirió en Haití" y no en República Dominicana.

Según el ministro, si la población sigue respetando las medidas preventivas de higiene, el consumo únicamente de agua potable y de alimentos cocidos y las normas de seguridad en la frontera con Haití, no habrá "ningún problema". Dominicana está en una "etapa preepidémica", reiteró.

Rojas Gómez explicó que el enfermo se infectó en Haití y presentó vómitos y diarrea en el autobús que le trajo de vuelta a Dominicana. "El autobús ha sido localizado y se tomaron las medidas sanitarias", explicó el ministro, garantizando el aislamiento de los desechos recogidos en el vehículo. "El paciente en ningún momento llegó a su casa, se desmontó del autobús y recorrió 200 metros para ir al centro asistencial donde permanece interno", agregó el ministro.

11 casos sospechosos han dado negativo
Según Rojas Gómez, hasta el momento en el país ha habido 12 casos sospechosos de cólera y 11 han dado negativo. Sin embargo, la prensa local habla de otros contagios, que no se han confirmado oficialmente, y apunta que el cólera ya llegó a Juana Méndez, localidad haitiana cercana a Dajabón, al noroeste de República Dominicana.

Desde hace semanas, el gobierno dominicano puso en marcha severos controles para contener el avance de esta enfermedad, altamente contagiosa, y limitó al máximo la entrada de haitianos y los intercambios comerciales con el país vecino. República Dominicana y Haití comparten la isla La Hispaniola, separados por una frontera de 376 kilómetros muy permeable.

Rojas Gómez subrayó que el cólera es una enfermedad vinculada a la pobreza y la falta de higiene y recalcó que Dominicana es escenario de una importante campaña de prevención que la protege. El gobierno ha multiplicado la información sobre las medidas de higiene imprescindibles, ha restringido las ventas ambulantes, ha limitado al máximo el comercio con Haití, ha sometido a exámenes médicos a vendedores ambulantes de alimentos. Además, subrayó que los hospitales del país están preparados para tratar el cólera, disponen de habitaciones aisladas perfectamente equipadas y extreman sus medidas de higiene.

Según el ministro, el país también ha ordenado la impresión de un millón de folletos escritos en creole, dialecto hablado en Haití, para repartir en el lado haitiano de la frontera, explicando las medidas de prevención que se deben tomar frente al cólera.

Hoy, unos 200 haitianos indocumentados fueron detenidos al noroeste del país cuando se dirigían a la ciudad dominicana de Santiago. Los arrestados explicaron que pagaron hasta 200 dólares para huir de Puerto Príncipe debido al cólera y a la falta de trabajo. Hasta ahora, 1.034 personas murieron debido a la epidemia de cólera en Haití, según el último balance oficial divulgado este martes.