•   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El aumento de la factura mundial por la importación de alimentos, que "podría superar la barrera del billón de dólares en 2010 con la fuerte subida de numerosos productos básicos", suscita preocupación en la FAO, que teme de nuevo "tiempos difíciles".

La advertencia de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) fue lanzada en Roma con ocasión de la presentación a la prensa del último informe de Perspectivas Alimentarias, con las estadísticas agrícolas más recientes. "La comunidad internacional debe prepararse para tiempos difíciles a menos que la producción de los principales cultivos alimentarios se incremente de forma significativa en 2011", sostienen los expertos de la FAO.

Según las estimaciones de la entidad, las facturas de importación de alimentos en los países más pobres del mundo subirán un 11 por ciento en 2010, y el 20 por ciento en los países de bajos ingresos y déficit de alimentos (denominados países PBIDA). "Pasar la barrera del billón de dólares significa que la factura mundial por importación de alimentos llegará a un nivel que no se veía desde que los precios alimentarios alcanzaron sus niveles récord en 2008", explicó la FAO.

"Dado que la presión sobre los precios mundiales de la mayoría de los productos básicos no cede, la comunidad internacional debe permanecer alerta ante nuevos vaivenes de la demanda en 2011 y estar preparada", advierte la entidad especializada de Naciones Unidas. "Por el momento no estamos en crisis, pero se registra en el mercado una fuerte incertidumbre", aclaró Abdolreza Abbassian, experto en cereales de FAO. "No hay dudas de que la especulación con productos agrícolas dio lugar a inestabilidad y volatilidad de los mercados", agregó.

En el 2008, los precios de los alimentos alcanzaron precios tan altos que en muchos países se registraron las llamadas "revueltas del pan", entre ellos Haití y Filipinas. Contrariamente a las predicciones iniciales, se prevé que la producción mundial de cereales se reduzca un 2% en vez de aumentar el 1,2%, tal y como se anunció en junio. El informe apunta a un déficit inesperado en el suministro "debido en parte a condiciones meteorológicas adversas".

Piden aumento de la producción
Ante la posibilidad de que las reservas mundiales de cereales desciendan, la FAO invita a la comunidad internacional a "aumentar la producción" y a que se "restablezcan las existencias", escribió. Las reservas mundiales de cereales se reducirán un 7%, con un descenso del centeno del 35%, el maíz un 12% y el trigo un 10%, según el documento de la entidad. Tan solo se incrementarán las reservas de arroz, en un 6%, según el informe.

Sobre los precios, la entidad advierte que serán "los consumidores" los que pagarán las consecuencias del incremento que han sufrido la mayor parte de los productos básicos agrícolas en los últimos seis meses.

El aumento de precios "se debe a una combinación de factores, en especial a déficit inesperados en el suministro debido a eventos meteorológicos desfavorables", como las inundaciones en Pakistán y los incendios en Rusia, a "decisiones políticas de algunos países exportadores" o a "las fluctuaciones en los mercados de divisas", sostiene la FAO.

Los expertos consideran clave el volumen de las cosechas del próximo año para la estabilidad de los mercados internacionales. "Para los principales cereales, la producción debe aumentar de forma sustancial para cubrir la utilización y reconstituir las reservas a nivel mundial", sostienen.

La FAO estima que los precios internacionales del maíz, la soja y el trigo, e inclusive del arroz, podrían elevarse aún más si la producción no se incrementa el año próximo de forma importante. Según la FAO, el precio del azúcar, que superó recientemente su nivel más alto en 30 años, ha sido una de las causas importantes para el aumento del precio de la cesta alimentaria a nivel mundial en los últimos meses.