•   BERLÍN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un atentado puede producirse este mismo mes en Alemania, anunció hoy el gobierno, que reforzó las medidas antiterroristas debido a un creciente riesgo de ataques islamistas. "Según informaciones de un aliado extranjero (...) un probable atentado puede producirse a fines de noviembre", anunció el ministro del Interior, Thomas de Maiziere, en conferencia de prensa convocada inesperadamente en Berlín.

Es la primera vez que Alemania, que se considera usualmente objetivo de las organizaciones islamistas extremistas, alude a un proyecto tan concreto, incluso si no proporcionó ningún detalle preciso. De Maiziere señaló que esas informaciones fueron obtenidas tras descubrirse a fines de octubre paquetes bomba procedentes de Yemen y destinados a Estados Unidos. Uno de los paquetes transitó por el aeropuerto de Colonia-Bonn, y pudo ser interceptado en un aeropuerto británico gracias a informaciones de los servicios de inteligencia saudíes. "Tenemos pistas concretas" sobre esas amenazas, añadió el ministro.

Al investigar en los medios islamistas, la policía criminal alemana confirmó proyectos de grupos islamistas de cometer atentados en Alemania. Según el diario Der Tagesspiegel, Alemania recibió hace una semana informaciones de Estados Unidos según las cuales dos a cuatro presuntos miembros de Al Qaida, reclutados en la frontera afgano-paquistaní, llegarían el 22 de noviembre para cometer atentados en Alemania y Gran Bretaña.

Los comercios de venta para la Navidad, que inician sus actividades en Alemania a fin de mes, podrían ser un objetivo debido al gran número de personas que atraen. Siempre según ese diario, el paquistaní Mohamed Ilyas Kashmiri, considerado el "cerebro" de un atentado en febrero en India, que causó 17 muertos y 60 heridos, estaría tramando esos proyectos de atentado.

El ministro indicó que las medidas de seguridad iban a ser reforzadas, en particular en las estaciones de ferrocarril y en los aeropuertos del país.

No hay razones "para ceder a la histeria"
"Desde mediados de 2010, los servicios de seguridad tienen crecientes indicios según los cuales Al Qaida prevé a largo plazo cometer atentados en Estados Unidos, Europa y Alemania", subrayó. No obstante, pidió tranquilidad a los alemanes. "Hay razones para estar preocupado, pero no (para ceder a) la histeria", añadió.

El portavoz de la canciller Angela Merkel aseguró que ésta no tiene ninguna razón para modificar su programa de actividades. "Cometeríamos un grave error con la sociedad si dejamos que nuestro modo de vida democrático y libre se vea afectado de cualquier forma que sea", afirmó. "Sería otorgar una demasiado fácil victoria a los terroristas".

En octubre, de Maizière había sido criticado por haber advertido contra el "alarmismo" tras los avisos lanzados por Estados Unidos, Japón y Gran Bretaña.

Varios proyectos de atentados de gran magnitud fracasaron estos últimos años en Alemania, cuyos soldados participan en la guerra contra los talibanes en Afganistán. Centenares de islamistas son estrechamente vigilados por los servicios de inteligencia interior, y entre 65 a 70% de ellos habrían recibido una formación paramilitar en el extranjero.