•   PUERTO PRÍNCIPE / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Un muerto y varios heridos por disparos dejaron ayer miércoles choques entre manifestantes y cascos azules de la ONU en Cap-Haitien, en el norte de Haití, país asolado por una epidemia de cólera, informó una fuente policial.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en la tarde en la segunda ciudad del país entre manifestantes y una patrulla de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah), dijo la fuente, que no precisó si el muerto era un casco azul o un haitiano.

Vicenzo Pugliese, portavoz de la ONU, no pudo confirmar esta información ante una consulta de la AFP. En cambio, señaló que los funcionarios del organismo internacional no habían acudido a su trabajo el miércoles debido a la situación en el terreno.

Al inicio de la semana, los choques entre manifestantes y cascos azules dejaron dos muertos y 14 heridos en Cap-Haitien, así como seis soldados de la ONU heridos en Hinche (centro).

El presidente de Haití René Préval solicitó calma a la población tras la violencia desatada contra los cascos azules de la ONU. “Propiciar el desorden y la inestabilidad jamás aportó ninguna solución a un país que vive momentos difíciles”, declaró el presidente en un mensaje grabado.

Insisten en culpar a cascos azules

Las muertes por la epidemia de cólera en Haití se han elevado en el marco de una creciente ira contra los cascos azules de la ONU acusados por algunos de ser los responsables del brote.

“Los disparos, los lanzamientos de botellas, las barricadas de neumáticos en llamas no eliminarán el cólera. Por el contrario, evitarán que los pacientes reciban atención médica, remedios o lo que sea necesario”, indicó Préval.

El presidente denunció -sin identificarlos- a grupos que quieren desestabilizar políticamente al país, aprovechándose de la epidemia y los desastres naturales, para enfrentar al pueblo con las autoridades y la comunidad internacional, a pocos días de las elecciones presidenciales y legislativas, previstas para el 28 de noviembre.

En ese sentido, la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah) relacionó en un comunicado las protestas violentas con las inminentes elecciones, al tiempo que convocó a los haitianos a no ser manipulados por “los enemigos de la estabilidad y la democracia”.

Neumáticos en llamas emanaban bocanadas de denso humo negro en el cielo de Cap-Haitien, segunda ciudad en el norte del país, donde miles de violentos manifestantes, muchos de ellos armados, incendiaron una estación policial el lunes y amenazaron con quemar una unidad de las Naciones Unidas.

“Estamos monitoreando la situación en otros pueblos donde hubo manifestaciones esta mañana”, indicó un policía a la AFP el martes bajo condición de anonimato.

Agregó que el ministro del Interior, Paul-Antoine Bien-Aime, y el jefe de la Policía de Haití, Mario Andresol, liderarán una delegación al norte del país en un intento por restablecer la calma.

En Haití hay quienes denuncian que el brote de cólera emanó de tanques sépticos de la base nepalí, ya que se cree derramaron heces contaminadas en un afluente del río Artibonite en el centro del país.

Un vocero del Ejército de Nepal dijo en Katmandú que el “rumor era falso” y dijo a la AFP que reforzaron la seguridad de su contingente.

Las elecciones del 28 de noviembre podrían incluso estar en duda ahora que existen casos de cólera en cada uno de los diez departamentos de Haití, lo que provocó el colapso de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).

“Estamos preocupados ya que no tenemos la capacidad para tratar a todos los pacientes en los próximos días”, indicó el coordinador de emergencia de MSF Carolina Seguin.