•   BERLIN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un paquete sospechoso que podría ser una bomba fue hallado en el aeropuerto namibio de Windhoek cuando iba a ser introducido en un avión de carga con destino a Alemania.

La policía namibia ubicó en el aeropuerto internacional de Windhoek un paquete en que se encontraban unas pilas conectadas mediante alambres a un detonador y a un mecanismo de relojería, anunció la policía de investigaciones criminales alemana (BKA) en un comunicado. "Sólo se sabrá cuando se tenga el resultado de los análisis en curso si se trataba de un artefacto explosivo que podría haber estallado", indicó la misma fuente.

Los pasajeros de este vuelo, la tripulación y las valijas pudieron llegar a su destinación en Múnich esta madrugada después de un nuevo control, precisó la policía.

Este hecho se produce el mismo día en que le ministro alemán del Interior Thomas de Maiziere hizo una solemne advertencia sobre el aumento de riesgos de atentado, evocando incluso un proyecto para fines de noviembre. Era la primera vez que Alemania evocaba un proyecto tan concreto, si bien no se dio precisión alguna sobre el objetivo exacto.

Las medidas de seguridad fueron reforzadas sobre todo en las estaciones y aeropuertos. En Berlín había policías desplegados en las principales estaciones de trenes regionales y este jueves se estaban instalando barreras de seguridad en torno al Reichstag. El ministro del interior de Rhenania-Palatinat, Karl Peter Bruch, indicó en la radio SWR que había "índices concretos" relativos a Berlín, Hamburgo y Munich, las tres ciudades alemanas más populosos, como también a la región del Ruhr.

Según el cotidiano Der Tagespiegel, hace una semana Alemania recibió informaciones de Estados Unidos evocando la llegada prevista el 22 de noviembre de cuatro presuntos miembros de Al Qaida, reclutados en la frontera paquistaní-afgana, para cometer atentados en Alemania y Gran Bretaña.

Tiendas podrían estar en la mira
Las tiendas, durante el periodo de Navidad, a partir de fines de noviembre, podrían haber sido objetivos privilegiados.

Según Der Tagespiegel, el paquistaní Mohammed Ilyas Kashmiri, considerado como el organizador de un atentado cometido en febrero en Pune (India) que dejó 17 muertos y 60 heridos, estaría detrás de estos proyectos.

El mes pasado, de Maizière fue criticado por haber advertido contra "el alarmismo" después de advertencias lanzadas por Estados Unidos, Japón y Gran Bretaña respecto a nuevos proyectos de atentados. En los últimos años, varios proyectos de atentados de gran envergadura fracasaron en Alemania, cuyos soldados participan en la guerra contra los talibanes en Afganistán. Cientos de islamistas son vigilados estrechamente por los servicios secretos interiores, y entre 65 y 70 otros habrían seguido una formación paramilitar en el extranjero.