•   WELLINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Veintinueve mineros seguían desaparecidos después de la explosión ocurrida en una mina de carbón del grupo Pike River en la costa oeste de la isla del sur de Nueva Zelanda, en el centro de la región minera del país.

Dos mineros sobrevivieron pero no hay noticias de otros 29 que se encontraban en el socavón en el momento del accidente, indicó el director general de la sociedad minera, Peter Whittall. En un primero momento se habló de entre 27 y 36 desaparecidos. Según Whittall esa confusión inicial se debía a que algunos mineros habían acabado su jornada y dejaron la mina sin recoger sus placas de identificación.

Un equipo especializado en las operaciones de rescate bajo tierra llegó hasta el lugar y trataba de elaborar una estrategia para acceder la socavón donde se encontraban los trabajadores que habían iniciado sus labores una hora antes, indicó la policía. La operación de rescate se retrasó debido al riesgo de una nueva explosión, pero Whittall manifestó que esperaba que parte del equipo de rescate pudiese entrar en la mina lo antes posible.

Dos sobrevivientes
"Hay dos mineros que consiguieron salir de la mina", declaró Whittall. Los dos ingresaron en el hospital con heridas leves. "Hasta ahora no hemos tenido ninguna comunicación con los que están en el fondo de la mina", agregó en declaraciones a la cadena de televisión TV3.

El alcalde de Grey District, Tony Kokshoorn, afirmó que el rescate podría durar días, pero que el ejemplo de los mineros chilenos, rescatados después de más dos meses era una fuente de optimismo. "Mantenemos la esperanza. Mire el ejemplo de Chile, con todos esos mineros atrapados y todos salieron vivos", señaló a Fairfax Media.

Desde 2009, la mina de Pike River es explotada por su carbón coke, destinado a la siderurgia. Su túnel de acceso, de 2,4 kilómetros de largo, fue cavado bajo la montaña Paraoa. Se trata de una de las pocas minas subterráneas de Nueva Zelanda que cuenta sobre todo con minas a cielo abierto.

Corte de energía complica operación de rescate
La explosión provocó un corte del suministro eléctrico en esta instalación aislada, complicando aún las operaciones de rescate. El ministro neozelandés de Minería, Gerry Browlee, indicó que el gobierno pondría todos sus medios en acción para salvar a los mineros. "La prioridad es sacar a esa gente de allí", declaró. Expresó que la mina es sólida y cuenta con una buena ventilación, "lo que debería ayudar".

El yacimiento pertenece en conjunto a la New Zealand Oil and Gas y a dos grupos indios, Gujarat NRE Coke y Saurashtra Fuels Private. La explosión se produjo después del cierre de la Bolsa de Wellington. Pero el accidente provocó inmediatamente pérdidas para los accionistas de Pike River Coal, cuyo título fue suspendido después de sufrir una baja de 14% en la bolsa australiana.

Fue en la costa oeste de la isla del sur de Nueva Zelanda donde se produjo la mayor catástrofe minera de la historia del país: una explosión mató a 65 mineros en 1896, en la mina Brunner. El 13 de octubre pasado, en Chile, 33 mineros fueron rescatados en una espectacular operación que contó con inmensos medios económicos y técnicos, después de pasar más de dos meses en el fondo de la mina después de una explosión.