•   PUERTO PRÍNCIPE / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los preparativos para las elecciones se intensificaron ayer viernes en Haití, con centenares de personas tramitando credenciales para votar el 28 de noviembre, en medio de una epidemia de cólera que suma 1.186 muertes en un mes.

Ayer viernes por la mañana, unas 200 personas hacían cola en la comisaría de Petion-ville, suburbio de la capital Puerto Príncipe, para obtener la cédula de identidad, documento que les permite votar en las elecciones.

“Había gente ya hace unos meses, pero desde hace unos días la multitud crece debido a la elección”, explicó Jean Kenol Exophe, responsable local de la Oficina Nacional de Identificación (ONI), a cargo de esos trámites.

Hasta el lunes la distribución de estos documentos se hacía en la oficina de seguros de vehículos de Petion-ville, pero ahora “lo hacemos aquí para ir más rápido, como la elección se acerca”, dijo a la AFP el policía Clarel Jabouin.

Cerca de 4,7 millones de haitianos están llamados a elegir al sucesor del presidente René Preval entre 19 candidatos inscriptos. También deberán votar por 11 senadores y 99 diputados.

En Washington, el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina y el Caribe, Arturo Valenzuela, aseguró que los preparativos electorales marchan “bien” pese a los “grandes desafíos” que enfrenta el país por las secuelas del terremoto y la epidemia de cólera.

Valenzuela: proceso relativamente bien

“Dado el tamaño del desastre que surge del terremoto y dado también estos desafíos que hay en tema de salud se está avanzando relativamente bien en el tema de las elecciones”, dijo a periodistas el subsecretario de Estado norteamericano para la región.

Ayer viernes, el Ministerio de Salud informó que las cifras de la epidemia de cólera se agravaron, con un balance de 1.186 muertes y más de 19.000 hospitalizaciones desde que se dieron a conocer los primeros casos de contagios por la enfermedad, el 19 de octubre.

Las autoridades están decididas a impedir que la crisis sanitaria interfiera en la celebración de los comicios, en medio de varias protestas en el norte del país y en la capital Puerto Príncipe contra el gobierno y funcionarios de la ONU.

El jueves centenares de jóvenes tomaron el centro de Puerto Príncipe y bloquearon las calles, y la emprendieron a pedradas contra cascos azules de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), a quienes acusan de haber traído la epidemia de cólera desde Nepal, donde la enfermedad es endémica al país. La Minustah niega tener responsabilidad por la epidemia.

Los mercados y tiendas reabrieron después de que los policías despejaron durante la noche las calles, constató un periodista de la AFP.

El máximo representante de la ONU en Haití, Edmond Mulet, lanzó un “grito de alarma” por la situación de los pacientes.

“Cada segundo que pasa puede salvar o quebrar miles de vidas”, dijo Mulet, jefe de la misión de estabilización de la ONU en Haití, quien acusó de “criminales e irresponsables” a los promotores de manifestaciones que paralizaron las actividades en algunas ciudades del norte del país.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó del “lento despliegue de la ayuda” frente al desarrollo de la enfermedad, e hizo un llamado a “todos los actores para reforzar la importancia y la rapidez de sus esfuerzos”.

“Mientras la epidemia gana importancia, el lento despliegue de la ayuda es ahora preocupante. (...) Las carencias graves en el despliegue de medidas adaptadas socavan los esfuerzos para limitar la epidemia”, destacó la ONG en un comunicado en París.