•   LISBOA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La OTAN aprobó el viernes en Lisboa crear un sistema antimisiles en Europa para proteger a las poblaciones aliadas de un eventual ataque e invitar a Rusia a unirse al proyecto, en el primer día de una cumbre en la que definió su estrategia de actuación para la próxima década.

“Me complace anunciar que, por primera vez, hemos acordado desarrollar un sistema de defensa antimisiles que estará suficientemente capacitado para cubrir todo el territorio y la población de los países europeos miembros de la OTAN y de Estados Unidos”, afirmó el presidente estadounidense, Barack Obama.

El proyecto está recogido en el nuevo ‘concepto estratégico’ que define la actuación de la OTAN en la próxima década y que determina que la preparación contra un eventual ataque con misiles es desde ahora “uno de los elementos centrales de (su) defensa colectiva”.

Se trata de conectar los sistemas antimisiles europeos y estadounidenses en el Viejo continente y ampliar su cobertura, al estimar clara la amenaza de un ataque de ese tipo, si bien la OTAN no mencionó a Irán como potencial origen de ese peligro, por el interés de Turquía en no irritar a su vecino.

Con la intención de pasar definitivamente página a un periodo de tensiones con Rusia desde el conflicto de Georgia de agosto de 2008, los 28 líderes de la Alianza Atlántica prometieron además invitar a Moscú a cooperar en ese ámbito.

Buscan cooperación de Rusia
“Buscaremos activamente una cooperación con Rusia y otros socios euroatlánticos en el sector de la defensa antimisiles”, escribieron los mandatarios en el nuevo concepto estratégico de la OTAN, que reemplaza el anterior de 1999.

Rusia se ha mostrado muy recelosa de los planes estadounidenses de crear un escudo antimisiles en Europa, al considerarlo una amenaza contra su territorio.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, se reunirá el sábado, último día de la cumbre, con los dirigentes de la organización con el fin de marcar un “nuevo punto de partida” en las relaciones de los antiguos enemigos de la Guerra Fría, según el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen.

Por otro lado, Obama otuvo el viernes el apoyo de los aliados europeos para una ratificación rápida del tratado de desarme nuclear ruso-estadounidense Start, suscrito en abril, y bloqueado por parte de la oposición republicana en el Senado.

“Lamentaría profundamente que la ratificación del tratado Start” por parte del Congreso estadounidense “se retrasara”, puesto que “perjudicaría la seguridad de los europeos”, advirtió Rasmussen.