elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países centroamericanos acumularán este año pérdidas por 73.000 millones de dólares, el 54% del PIB regional de 2008, causadas por el cambio climático, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) divulgado hoy. "El estimado inicial del costo medible acumulado a 2100 (...), basado en los impactos en sector agrícola, recursos hídricos, biodiversidad, huracanes, tormentas e inundaciones, equivale a 73.000 millones de dólares (...) aproximadamente, 54% del PIB regional de 2008", consigna el estudio divulgado en San Salvador por este organismo regional de la ONU.

Según el informe "La Economía del Cambio Climático en Centroamérica", los siete países del istmo, por su historial de eventos extremos y por los efectos del cambio climático, figuran entre los países más vulnerables del planeta. El Salvador es el país más vulnerable del istmo, con un 88% de su territorio expuesto a riesgos causados por la naturaleza.

"Centroamérica ha registrado 248 eventos extremos mayores entre 1920 y 2008, hay muchos otros eventos de menor escala que no han sido valorizados, pero lo que encontramos es que por el cambio climático por lo menos van aumentar la intensidad de los huracanes y tormentas tropicales", declaró Julie Lennox, de la sede de CEPAL en México, al presentar el informe. "Con este nivel de pérdidas y de impacto que estamos teniendo no hay manera que Centroamérica pueda con recursos propios financiar su estrategia de adaptación (al cambio climático)", advirtió por su parte el ministro salvadoreño de Medio Ambiente, Herman Rosa Chávez.

El informe anticipa que "el mayor aumento de costos" ocurriría en la segunda mitad del siglo. Según la proyección de la CEPAL, la población de Centroamérica aumentará de unos 39 millones en 2005 a 50 millones en 2020, y 68 millones en 2050, llegando a un máximo de 73 millones hacia 2075, antes de empezar una reducción a 69 millones en 2100.

"Lo que encontramos con el aumento de la población es que la demanda de agua a 2050 podría aumentar un 300% en toda la región (...). Eso ya es un aumento muy grande (...), pero con el cambio climático podría aumentar un 20 o un 25% más este consumo", subrayó Lennox. Aseguró que por el calentamiento la producción agropecuaria podría bajar 9% en los próximos años, pero "lo que nos preocupa" es el impacto que habrá en las cosechas de maíz, frijol y arroz, alimentos básicos de la dieta regional. El frijol es el cultivo más sensible a los aumentos de temperatura y reducciones de precipitaciones.

La CEPAL, que tiene su sede en Santiago de Chile, advierte que en la búsqueda de una seguridad alimentaria, "la coordinación" entre los países es una necesidad que pasa por construir "una estrategia regional" agrícola. Por el cambio climático se espera además "una notable reducción" en la biodiversidad y la CEPAL plantea la necesidad de cuidar los manglares porque crean "una barrera de protección" contra los huracanes.