•   Puerto Príncipe  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, llamó hoy a intensificar las acciones en contra del cólera que afecta Haití y aseguró que la mortal enfermedad no ha tocado techo.

Amos, quien concluye hoy una visita al empobrecido país, alertó en un comunicado que más personas morirán en Haití si no se responde con fuerza y rápido al avance de la epidemia.

Según las últimas cifras de las autoridades sanitarias haitianas, 1.415 personas han muerto por la enfermedad, mientras que 60.240 han sido atendidas en centros médicos desde que se declaró la epidemia, el 19 de octubre pasado.

Amos reconoció la labor humanitaria desplegada en la empobrecida nación caribeña para detener el avance del cólera, pero señaló que no es suficiente para frenar la pérdida de vida o dotar a los haitianos de los mecanismos para hacer frente a esta crisis.

La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios visitó ayer en el barrio Tabarre de Puerto Príncipe un campamento de desplazados por el potente sismo que en enero pasado mató 300.000 personas en Haití y dejó 1,3 millones de damnificados. Amos también visitó un centro de tratamiento del cólera y se reunió con líderes de alto rango de la ONU y los organismos humanitarios en Haití, así como con miembros de la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF).

Valerie Amos recordó los cálculos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que prevé que unos 400.000 casos de cólera se registren en Haití en los próximos doce meses dada "la naturaleza explosiva de la epidemia".

Dichas estimaciones, subrayó, deben llamar la atención, por lo que recomendó una mayor prevención del cólera a nivel nacional, así como la construcción de más centros de tratamiento de la enfermedad y aumentar el número de trabajadores de la salud sobre el terreno para apoyar la labor que se re realiza.

La ONU anunció este mes que pedirá 164 millones de dólares (118 millones de euros) a la comunidad internacional para luchar contra el cólera en Haití, que se ha extendido hasta la vecina República Dominicana, donde ha afectado a cuatro personas que se encuentran estables.