•   RIO DE JANEIRO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tiroteos aislados entre policías y narcotraficantes se registraban hoy en la favela Complexo do Alemao, al norte de Rio de Janeiro, luego de un gran operativo que ayer expulsó a los delincuentes de una favela vecina. Un fuerte dispositivo de seguridad con objetivo de "contención" para evitar que los delincuentes huyan del lugar fue instalado por la policía desde tempranas horas de esta mañana, mientras que patrullas fuertemente armadas recorrían las calles desiertas de la zona.

Según datos oficiales, los policías que operan en las calles suman 17.500 efectivos, a los cuales se agregan 800 militares que colabaron en las tareas de patrullaje. Las autoridades indicaron que no tenían previsto en lo inmediato invadir el peligroso conjunto de viviendas en el que habitan unas 400.000 personas, el tamaño de muchas pequeñas ciudades brasileñas. "Ingresar al Alemao será un motivo de estrategia", y por el momento no está previsto, explicó en conferencia de prensa Roberto Sa, subsecretario de Inteligencia del Estado de Rio de Janeiro.

En el Complexo do Alemao se ubica el Morro do Alemao, una de las favelas más peligrosas de Rio en donde se atrincheraron traficantes que huyeron de la vecina Vila Cruzeiro, reconquistada ayer por la policía.

Sexto día de violencia
En el sexto día de violencia urbana en respuesta a una ola de ataques de narcotraficantes a puestos policiales e incendios de vehículos, el saldo provisorio de los choques es de 34 muertos, según el último balance policial. El número de heridos no fue determinado y unos 100 vehículos fueron incendiados desde que los delincuentes comenzaron los ataques, el domingo pasado.

Entre los heridos se encuentra, según la prensa local, el fotógrafo de la agencia Reuters Paulo Whitaker, quien fue alcanzado en el hombro por una bala mientras cubría los operativos, con gravedad desconocida.

En tanto, la ciudad de Rio seguía en estado de shock y el movimiento en las calles era notoriamente inferior al de un día normal, incluso en zonas consideradas más seguras, como el centro y el sur de la ciudad, que albergará una sede del Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Satisfechos con la cinematográfica operación policial de ayer, en la que participaron tanquetas de la marina que ingresaron a la favela, los cariocas se preguntaban cómo continuará la ofensiva de recuperación de territorio en su ciudad, que tiene decenas de favelas dominadas por el narcotráfico.

Rumores "corren" a través de internet
Los rumores se multiplican, principalmente a través de internet, sobre el momento de una nueva acción policial. Las autoridades en tanto han cerrado filas en respaldo a las acciones policiales.

"Todo lo que necesiten y todo lo que podamos hacer por Rio nosotros lo haremos", garantizó el presidente Luiz Inacio Lula da Silva desde Guyana, donde participó este viernes de una cumbre presidencial de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). La mandataria electa, Dilma Rousseff, elogió hoy las "medidas enérgicas en el enfrentamiento al crimen organizado" en Rio, e informó que continuará prestando apoyo al Estado de Rio de Janeiro para combatir la violencia cuando asuma el poder el primero de enero.

El ministro de Defensa, Nelson Jobim viajó a Rio para reunirse con el gobernador Sergio Cabral, y autorizó el envío de diez blindados de transporte de personal, dos helicópteros y de 800 efectivos militares.

La espectacularidad del operativo de ayer despertó claras muestras de apoyo entre la población. Leonardo, de 25 años, un vendedor de materiales de construcción, confirmó: "No vendo nada desde ayer pero la acción de la policía es muy positiva. He vivido aquí siempre y quiero tener paz".

"Estamos dando vuelta una página muy importante de Rio", confió el gobernador Sergio Cabral, que fue reelecto recientemente en parte gracias a su política de seguridad en la ciudad.