•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La crisis fronteriza con Nicaragua relanzó la imagen interna del gobierno de la presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, que en sus primeros cinco meses de gestión había sufrido una pertinaz caída, según datos de un sondeo revelado este viernes en San José.

El sondeo desarrollado por la empresa Unimer para el diario La Nación, mostró que en un mes las opiniones de una gestión "buena" o "muy buena" del gobierno de Chinchilla crecieron en un 50%, y pasaron de 41 puntos porcentuales a 62.

La encuesta, focalizada sobre el manejo de la crisis fronteriza en la remota región selvática del río San Juan, tiene una base estadística de 500 personas y un margen de error de 4,4%. El de octubre quintuplicaba la base (2.400 personas) y reducía el margen de error a la mitad (2%)

Para el 66% de la población Chinchilla ha actuado "bien" en el manejo de la crisis con Nicaragua, y un 65% considera "firme" a la jefa de Estado, en el conflicto en torno de una isla fluvial de un puñado de hectáreas.

Incrementa el índice de confianza
En octubre, apenas cinco meses después de haber asumido el gobierno -y justo antes del estallido del problema- solamente un 41% de la población calificaba como buena o muy buena la gestión de la mandataria. El índice de confianza en el gobierno (en una escala de 1 a 5) había bajado de 2,41 a 2,10. Además solamente un 46% opinaba que el gobierno sabía cómo resolver los problemas del país y el 75% decía que trabajaba únicamente en beneficio de algunos sectores.

El conflicto fronterizo -que ya llegó a la OEA, a la Corte Internacional de Justicia de La Haya y próximamente a la ONU- es en una región remota y despoblada del río San Juan, que pertenece a Nicaragua y en el cual Costa Rica tiene libre derecho de navegación con fines comerciales.

Costa Rica, sin Ejército desde 1948, movilizó policías con ametralladoras pesadas y fusiles de asalto a la frontera el 21 de octubre tras denunciar que supuestas tropas nicaragüenses ocuparon una isla fluvial ribereña al San Juan que le pertenece, pero Managua lo niega asegurando que sus soldados se mantienen en su territorio.