•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos prevenía hoy a sus socios y aliados de una nueva ola de revelaciones de Wikileaks con la esperanza de atenuar el impacto de la divulgación de filtraciones de información potencialmente embarazosa.

Washington, que se preparaba para el "peor escenario", anunció el miércoles que los servicios diplomáticos habían estado preparando a los gobiernos extranjeros para la publicación la semana entrante de documentos secretos de Wikileaks susceptibles de crear "tensiones" entre ellos.

En Bagdad, el embajador de Estados Unidos, James Jeffrey, afirmó que su misión se encontraba "inquieta" ante revelaciones susceptibles de minar "la confianza de las discusiones".

El sitio especializado en divulgar documentos confidenciales Wikileaks prometió el lunes que subirá a Internet siete veces más documentos secretos que los 400.000 recientemente publicados sobre la guerra en Irak. El Departamento de Estado indicó que espera la publicación de cables diplomáticos relacionados a "una amplia gama de temas y países".

La primera fuga de Wikileaks en julio sobre Afganistán, contenía algunas revelaciones importantes, y las que salieron de Irak se centraban principalmente en los abusos cometidos entre las distintas facciones iraquíes. Washington estaría particularmente preocupado por la divulgación de documentos escritos entre diplomáticos, sobre todo si se refieren a los socios extranjeros de los Estados Unidos.

Un alto funcionario israelí citado por el diario israelí Haaretz, dice que Israel, el aliado más importante de Washington, fue informado de que las fugas podrían ser de los cables diplomáticos confidenciales entre la Embajada de Estados Unidos y los funcionarios de ese país. "Los estadounidenses nos han hecho saber que consideran esta fuga con la mayor preocupación", agregó este responsable.

Apoyo de Estados Unidos a los rebeldes kurdos
En Ankara, un diplomático turco de alto rango indicó que Turquía también se encontraba al corriente de la situación. Según informaciones de prensa, las nuevas revelaciones tratarían especialmente de una colaboración turca a las milicias de Al-Qaida en Irak y del apoyo de Estados Unidos a los rebeldes kurdos del Partido de los Trabjadores del Kurdistán (PKK) refugiados en Irak. El diplomático excluyó totalmente el apoyo de Ankara a Al-Qaida, al tiempo que destacó la cooperación turco-estadounidense contra el PKK.

En Moscú, el periódico Kommersant afirmó que estas fugas incluirían revelaciones "desagradables" que podrían perjudicar a Moscú. Las revelaciones "podrían provocar una pelea entre Estados Unidos y Rusia", tanto como con la mitad de los países del planeta, escribió el periódico. Pero el ministro ruso de Asuntos Extranjeros, Sergueï Lavrov, restó importancia a esta información preguntándole a los periodistas por qué se hacían eco "de las cosas que publicaban estos pequeños ladrones de Internet"

En Roma el ministro de Relaciones Exteriores Franco Frattini también fue prevenido por Washington por posibles documentos que conciernen a Italia. En un comunicado, el gobierno italiano también habló de "posibles repercusiones negativas para Italia".

Los responsables en Gran Bretaña pero también en Noruega, Dinamarca y Finlandia, también reconocieron haber sido informados por Estados Unidos. Especialmente en Helsinki, la embajada estadounidense indicó que pensaba que esta publicación es la "más grave", declaró la portavoz del ministro de Relaciones Exteriores Anna Wickston-Noejgaard.