•   DUBLÍN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unos 50.000 irlandeses se manifestaron hoy contra el plan de rigor draconiano que quiere aplicar el gobierno, presentado como una condición indispensable para beneficiarse de un vasto programa de ayuda de la UE y el FMI.

El cortejo de unas 50.000 personas, según un cálculo de la policía a las 13H00 GMT, con un grupo de gaiteros en cabeza, salió de los muelles del río Liffey hacia la GPO (General Post Office), lugar simbólico del centro de la ciudad donde fue leída en 1916 la declaración de la independencia. Unos 700 policías y un helicóptero fueron movilizados para mantener el orden.

Los manifestantes avanzaban cantando "Nosotros somos el pueblo, nosotros tenemos los votos". Llevaban una banderola donde se podía leer: "Hay una vía más justa y mejor", en oposición al plan de austeridad destinado a sacar al país de su elevado endeudamiento. "Los recortes presupuestarios no son necesarios. Salvamos a los bancos, no a Irlanda. Son los bancos los que tendrían que sufrir, dejémoslos caer", se quejaba Marian Hamilton, una irlandesa de 57 años que teme que su subsidio de minusválida se reduzca. Marian fue a la manifestación con su nieto de siete años. Su hijo emigró a Australia para encontrar trabajo.

"Repugnante, los ricos guardan su dinero"
Para Mark Finley, un trabajador de la municipalidad de Dublín de 28 años, "hay que sacar al gobierno y hacer huelga". "Tenemos que enviar un mensaje claro a este gobierno. Mis ingresos se han visto reducidos en varios miles de euros en dos años", se lamentaba. "Es repugnante, los ricos guardan su dinero. No quiero que la vida de mis hijos esté arruinada", confirma su prima, Jennifer Lynch, de 26 años, con sus hijos de dos y cinco años.

Los sindicatos llamaron a la movilización contra el plan de rigor, que consideran "una declaración de guerra contra los trabajadores que ganan menos", en palabras de Jack O'Connor, presidente del principal sindicato irlandés, SITPU.

Las medidas de austeridad anunciadas el miércoles prevén ahorrar 15.000 millones de euros de aquí a 2014, mediante una reducción del gasto público y un aumento de impuestos. Dentro de ese programa de rigor, los subsidios de desempleo y familiares serán reducidos, al igual que las jubilaciones de los funcionarios y el salario mínimo. Se prevé asimismo la supresión de 25.000 puestos de empleados públicos.

El plan tiene por objetivo reducir a 3% el déficit público irlandés, que se espera alcance este año el 32% del PIB. Es presentado como la condición sine qua non de un vasto programa de ayuda de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional para ayudar a Irlanda, en situación crítica a raíz de las enormes deudas de sus bancos. Se espera que el monto exacto de la ayuda internacional, que sería de unos 85.000 millones de euros, se anuncie el domingo o el lunes.

Eurogrupo se reúne mañana en Bruselas
En París, fuentes próximas al tema indicaron hoy que los ministros de Finanzas del Eurogrupo, y luego de los 27, se reunirán mañana en Bruselas para discutir el plan de ayuda. Fuentes europeas habían hablado antes de esa reunión, precisando que el objetivo es aprobar el monto de la ayuda a Irlanda y fijar las condiciones que Dublín debe cumplir en contrapartida.

Según la prensa irlandesa, Dublín reembolsaría ese préstamo con una tasa de 6,7%, muy superior al 5,2% pedido a Grecia, lo que aumentará la ira de la población. "Pagamos más que los griegos", tituló el Irish Sun, mientras el Irish Independent la calificaba de "tasa de interés punitiva". "Los trabajadores comunes son obligados a pagar por los banqueros, los promotores y los políticos corruptos", denunció Eamon Doyle, líder del sindicato de la ingeniería TEEU.

El descontento de los irlandeses se reflejó ya en las urnas el jueves, cuando el partido en el poder, Fianna Fail, sufrió una rotunda derrota en una legislativa parcial. "Fue un referéndum sobre el plan" de austeridad, estimó el Irish Sun. Esta derrota puede ser el presagio del resultado de las elecciones anticipadas que el gobierno se vio obligado a anunciar para principios de 2011 a fin de evitar la explosión de la coalición en el poder.