•   PUERTO PRÍNCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los haitianos acuden hoy a las elecciones presidenciales y legislativas en medio de temores de violencia, denuncias de un eventual fraude, y con una epidemia de cólera y la devastación del sismo de enero como telón de fondo.

Las mesas de votación abrieron a las 11H00 GMT para unos comicios en los que más de 4,7 millones de personas están convocadas para elegir al sucesor del presidente René Preval entre 18 candidatos y renovar 11 de las 30 bancas del Senado y la totalidad de la Cámara de Diputados, de 99 escaños.

Pese a que el comicio comenzó puntualmente en el país, algunas mesas abrieron tarde. En Petion-ville, barrio de Puerto Príncipe, la gente comenzó a hacer cola desde temprano en los circuitos de votación. "Es importante votar por Haití", sostuvo Michel Pean, un elector discapacitado. "Estoy contento de hacerlo porque ayudé a introducir artículos en la ley electoral que permiten a los votantes discapacitados ejercer sus deberes de ciudadano", afirmó.

Prohiben circulación en motocicletas
Las autoridades prohibieron la circulación en motocicletas y la venta de alcohol, en un intento por reforzar las medidas de seguridad durante el comicio. "Es una fecha importante para el futuro del país", destacó Preval en un mensaje pregrabado difundido por la televisión pública este sábado, en el que urgió a los haitianos a ira a votar "en orden y disciplina".

Según las últimas encuestas, los favoritos a disputar la presidencia entre 18 candidatos, son el oficialista Jude Célestin (48) y Mirlande Manigat (70), ex primera dama por unos meses en 1988, bajo la presidencia de su marido Leslie Manigat, derrocado por un golpe de Estado militar. El tercer lugar lo ocupa Michel Martelly (49), un cantante popular.

Tanto Martelly como Manigat expresaron su temor por un fraude. "Estoy al corriente de que 500.000 votos (fraudulentos) están almacenados para ser utilizados en 500 oficinas (electorales) en todo el país durante las elecciones para apoyar al candidato de gobierno", dijo la candidata opositora.

Sondeos pronostican que no habrá un ganador claro
Los sondeos y analistas pronosticaron que no habrá un ganador claro en las elecciones, que logre la mayoría necesaria de más del 50% de los votos, por lo que todo indica que habrá que realizar una segunda vuelta el 16 de enero. El próximo presidente estará al mando del país más pobre de las Américas, donde el 80% de sus diez millones de habitantes viven con menos de dos dólares diarios.

Los comicios tienen lugar además en medio de una epidemia de cólera, que deja 1.648 muertos desde octubre, y meses después de un devastador sismo en enero que provocó la muerte de 250.000 personas y dejó 1,3 millones si techo. Los recientes choques entre manifestantes y fuerzas de paz de la ONU en Puerto Príncipe y la norteña ciudad de Cap Haitien, en el marco de protestas contra los cascos azules, a los que acusan de ingresar la epidemia, agravaron la situación en el país, que tiene los hospitales saturados y millones de personas viviendo en campos de refugiados. Al menos una persona murió y varias resultaron heridas durante un mitin el viernes de Michel Martelly, en un ataque que iba dirigido contra el candidato, según su portavoz.

En Beaumont, una pequeña ciudad en el suroeste de Haití, dos personas murieron en un enfrentamiento con piedras y botellas entre los simpatizantes de Celestin y los de Charles Henri Baker, otro de los candidatos.