•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El sitio de internet WikiLeaks reveló hoy un cuarto de millón de notas diplomáticas estadounidenses que revelan las interioridades de la diplomacia norteamericana, como ocurrió cuando Riad pidió a Washington que atacara a Irán.

La Casa Blanca condenó inmediatamente "en los términos más fuertes" la publicación "irresponsable y peligrosa" de esos documentos, afirmando que la iniciativa de WikiLeaks podría hacer correr riesgos mortales a muchas personas. "Que esto quede claro, tales revelaciones hacen correr riesgos a nuestros diplomáticos, a los miembros de los servicios de inteligencia y a personas del mundo entero que piden a Estados Unidos que las ayude a promover la democracia y un gobierno transparente", afirmó el portavoz del presidente Barack Obama, Robert Gibbs.

También condenó esa fuga informativa el Pentágono, que denunció el hecho de que esos documentos habían sido "ilegalmente obtenidos" por WikiLeaks, y afirmó haber tomado medidas para evitar que vuelva a ocurrir en el futuro. Se trata de un "cuarto de millón de cables diplomáticos estadounidenses confidenciales", escribe el diario The New York Times, al que WikiLeaks dio acceso a los cables secretos como a otros medios de referencia del mundo entero.

Esas notas "ofrecen un panorama inédito de las negociaciones tras bambalinas, tal como las llevan adelante las embajadas en todo el mundo", observa The New York Times. Algunos de esos documentos son muy recientes, ya que datan "de febrero", agrega el diario norteamericano.Esos cerca de 250.000 documentos ponen en evidencia las prácticas habitualmente tenidas por secretas de la diplomacia estadounidense sobre toda una serie de temas, sensibles o no.

Arabia Saudita llama a EU para que ataque a Irán
El diario británico The Guardian afirma en su sitio internet, por ejemplo, que el rey Abdalá de Arabia Saudita llamó a Estados Unidos a atacar a Irán para poner fin a su programa nuclear. En lo que atañe al tema iraní, los documentos muestran que Israel urgió a Estados Unidos en diciembre de 2009 a ponerse firme con Irán, afirmando que su estrategia de negociaciones con Teherán "no funcionará", según un documento difundido en el sitio del diario francés Le Monde.

Un telegrama estadounidense relata una conversación el 1 de diciembre de 2009 entre Amos Gilad, director de Asuntos Político-Militares en el ministerio israelí de Defensa, y Ellen Tauscher, subsecretaria de Estado norteamericana. La diplomacia del presidente Barack Obama, "el compromiso estratégico con Irán", "es una buena idea, pero está muy claro que no funcionará, declara allí Gilad.

Poco antes de la publicación de los cables diplomáticos, el responsable de WikiLeaks Julian Assange afirmó durante una videoconferencia en Jordania que los documentos secretos estadounidenses conciernen a "todos los grandes temas". "Esos 250.000 documentos secretos emanan de embajadas estadounidenses en el mundo entero, y nosotros ya pudimos constatar que la semana pasada Estados Unidos reaccionó intentando amortiguar los efectos que podrían tener", declaró.

Las autoridades estadounidenses habían advertido a más de una decena de países, entre ellos aliados estratégicos como Australia, Gran Bretaña, Canadá, Israel y Turquía de la publicación de los cables, rechazando anoche cualquier negociación con WikiLeaks, afirmando que el sitio especializado de internet obtuvo esas informaciones violando la ley estadounidense.

Las primeras fugas de WikiLeaks, en julio, sobre Afganistán, contenían revelaciones no demasiado sensibles, y las concernientes a Irak se referían mayoritariamente a abusos cometidos entre diferentes facciones iraquíes. "Nuestra organización tiene cuatro años de experiencia en la publicación de documentos", destacó Assange. A pesar de "las acusaciones que recibimos (...) ni un solo individuo fue puesto en peligro después de cualquier cosa que hayamos publicado", agregó.