•   Bogotá / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Los al menos 20 policías y militares que han muerto esta semana en diversos ataques de las FARC en Colombia ponen en evidencia que el grupo rebelde sigue muy activo, y que ha vuelto a la estrategia de la “guerra de guerrillas” de antaño.

La muerte de su jefe militar, alias “Mono Jojoy”, en una operación conjunta de las fuerzas de seguridad en septiembre pasado, “no desestructuró a las FARC”, que siguen teniendo “una capacidad operativa importante”, dijo hoy a Efe el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), el analista Jorge Restrepo.

A eso se suma el hecho de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) “han vuelto a la guerra de guerrillas de antes, a atacar y a esconderse, para evitar el contacto con el enemigo”, apuntó este especialista en el conflicto armado y profesor de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Con esa nueva estrategia de fondo, la guerrilla más antigua de América Latina “ha multiplicado” sus ataques contra militares y policías, según Restrepo, con acciones como la colocación de explosivos al lado de carreteras para detonarlos al paso de convoyes de las fuerzas de seguridad.

“Retrocedimos 15 años”, porque en este 2010 se están registrando unos 60 ataques armados a la semana, lo que da “unos 700 al año”, una cifra “similar a la de 1994”, advirtió Restrepo. Así las cosas, el año terminará con “cerca de mil” policías y militares muertos en combates, atentados o por explosiones de minas antipersonal colocadas por las FARC, subrayó este analista.

Un informe reciente de la organización no gubernamental Corporación Nuevo Arco Iris señala que, en lo que va de año, cerca de dos mil militares han muerto o quedado heridos en acciones guerrilleras. El pasado 12 de noviembre, el presidente Juan Manuel Santos reveló que hasta esa fecha habían muerto 174 policías.

Mes particularmente violento
Tras septiembre, un mes particularmente violento, con alrededor de medio centenar de policías y militares fallecidos en las dos semanas previas a la muerte de “Jojoy”, noviembre también está siendo trágico.

Solo durante esta semana han muerto al menos 20 policías y militares en diversos ataques de la guerrilla en regiones del sur del país. En uno de ellos, en el Huila, los rebeldes asesinaron y decapitaron a dos soldados que habían quedado heridos, según el Ejército. El sábado se produjeron tres acciones de las FARC en los departamentos de Caquetá, Nariño y Putumayo, en el sur, con saldo de siete muertos, entre ellos cuatro civiles.