•   MOSCÚ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Rusia restó importancia este lunes a las revelaciones hechas por WikiLeaks de cables de la diplomacia estadounidense que la calificaban de “Estado mafioso virtual”, en un momento en que ambos países intentan impulsar las relaciones bilaterales.

Los cables secretos reproducidos por varios diarios del mundo dan una imagen poco favorecedora del país, cuyo presidente Dimitri Medvedev, “insulso y dubitativo”, es dominado por el primer ministro Vladimir Putin, un “macho dominante” que sigue a cargo de temas cruciales como el programa nuclear iraní.

Según un comentario atribuido al secretario de Defensa estadounidense Robert Gates “la democracia rusa desapareció y el gobierno es una oligarquía dirigida por los servicios de seguridad”. Otro cable diplomático, difundido por el diario británico The Guardian, habla de “Estado mafioso virtual”.

El Kremlin y el gobierno reaccionaron con prudencia, al tiempo que los medios oficiales omitían los comentarios sobre los dirigentes rusos y preferían tratar los documentos relacionados con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, o el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi.

“Hay una sensación de pesar y de malestar”, declaró a la prensa un alto responsable cercano a los círculos diplomáticos. “No es una tragedia”, insistió. Para el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, se trata de “una lectura divertida”. Pero en política, “preferimos apoyarnos en hechos concretos de nuestros socios”, destacó desde Nueva Delhi.

Estas revelaciones ponen sin embargo en apuros a Moscú y Washington, ahora que los dos países intentan dar un nuevo impulso a sus relaciones después de la elección del presidente demócrata Barack Obama, tras años de tensiones bajo la presidencia de George W. Bush.

La portavoz de Medvedev, Natalia Timakova, estimó que no había nada “interesante o que mereciera un comentario” en dichas revelaciones. “Los héroes inventados de Hollywood no merecen comentarios”, agregó, en respuesta a otro documento citado por WikiLeaks, donde se compara a Putin y Medvedev con Batman y su fiel asistente Robin, personajes de una famosa serie estadounidense.