•   PARÍS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los dirigentes árabes aconsejaron a sus interlocutores estadounidenses cerrar los ojos sobre ciertos principios democráticos en cuanto a los presos de Guantánamo y la estabilización de Irak, según revelan los telegramas diplomáticos divulgados por WikiLeaks.

Así por ejemplo, según un telegrama clasificado como "secreto", con fecha del 5 de febrero de 2009, el jeque Jaber Al Jalid Al Sabah, ministro del Interior de Kuwait, preconizaba zanjar radicalmente la suerte de cuatro prisioneros kuwaitíes de Guantánamo: "déjenlos morir". "Ustedes los capturaron en Afganistán, expúlsenlos allá, en plena zona de guerra", añadió, según el parte de una discusión con un diplomático estadounidense.

El encuentro tuvo lugar cuando la administración estadounidense negociaba con varios países susceptibles de acoger a presos de Guantánamo, para poder así cerrar esa prisión, tal como acababa de prometer el presidente Barack Obama.

"Dios quería castigarlos, tenían que haberlos dejado ahogarse"
A propósito de siete traficantes iraníes de hachís capturados por la marina estadounidense cuando su barco estaba naufragando, el príncipe ministro "sonríe ampliamente" y dice: "Dios quería castigarlos, y ustedes los salvaron. Ahora son su problema. Tenían que haberlos dejado ahogarse".

El 15 de marzo de 2009, John Brennan, consejero antiterrorista de Obama, es recibido por el rey Abdalá de Arabia Saudita, según los telegramas filtrados por WikiLeaks. Juntos hablan de la suerte de 99 yemeníes aún presos en Guantánamo, que debían ser liberados. El soberano propone implantarles chips electrónicos que permitan seguirlos "por Bluetooth". "Así se hace con los caballos y los halcones", observa el Rey. John Brennan responde con humor que se trata de una idea, pero que "los caballos no cuentan con buenos abogados".

Por otro lado, en un encuentro con parlamentarios estadounidenses en 2008, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, transmite su inquietud sobre la inestabilidad en Irak y sugiere que se permita la instalación de un "dictador equitativo". "Refuercen a las fuerzas armadas, suéltense, y habrá un golpe de Estado. Tendremos entonces un dictador, pero uno equitativo", aconseja Mubarak. "Olvídense de la democracia, los iraquíes son por naturaleza demasiado duros", añade, según el cable diplomático.

Al igual que otros jefes de Estado árabes citados en los documentos filtrados, Hosni Mubarak se muestra muy inquieto por la influencia creciente de Irán en Irak. El presidente egipcio tampoco esconde su preocupación por el programa nuclear de Teherán. "Estamos todos aterrorizados", afirma, según el parte. "Mubarak manifestó que Egipto podría verse obligado a iniciar su propio programa de armamento nuclear si Irán coronara con éxito esos esfuerzos", relata el documento estadounidense.

Por su lado, el rey Abdalá de Arabia Saudita "ha exhortado frecuentemente a Estados Unidos a atacar a Irán para acabar con su programa nuclear", se lee también en los documentos filtrados el domingo por WikiLeaks y los diarios socios (The New York Times, The Guardian, El País, Le Monde y Der Spiegel).