•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El espacio aéreo español se reabrió hoy tras casi 24 horas cerrado por una huelga sorpresa de controladores, quienes regresaron a sus puestos después que el gobierno declaró el "estado de alarma", aunque la normalización del tráfico aéreo tomará tiempo. "En este momento, el espacio aéreo está totalmente abierto", anunció el ministro español de Fomento y transporte, José Blanco, en la televisión CNN Plus, a las 15H45 locales (14H45 GMT) después que los controladores aéreos retomaron su actividad.

Los controladores empezaron a regresar a sus puestos después que el gobierno declaró el "estado de alarma" por una huelga salvaje del sector iniciada ayer. "Se trata de la primera vez que se aplica" el estado de alarma en España desde la vuelta a la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco, en 1975, señaló el vicepresidente primero del ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras una reunión ministerial urgente convocada por el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Ayer, prácticamente todos los controladores españoles del turno de tarde presentaron "bajas masivas" y se declararon "incapaces para prestar el servicio", y abandonaran su trabajo, lo que obligó a las autoridades a cerrar progresivamente casi todo el espacio aéreo español y a que casi todos los aeropuertos dejaran de operar.

El estado de alarma durará en principio "15 días" debido a que no todos los controladores habían reasumido sus puestos, anunció Rubalcaba. Ello supone que los controladores, "en caso de no asistir al trabajo, estarían incurriendo en un delito de desobediencia tipificado en el código penal militar", explicó. Poco después de este anuncio, los controladores empezaron a regresar a sus cargos hasta que Blanco anunció la reapertura total del espacio aéreo, con 159 controladores, indicó el gestor aeroportuario AENA.

"Normalización definitiva no va a ser fácil"
Los primeros aviones empezaron a despegar, pero para que se retome totalmente el tráfico aéreo, deben reprogramarse los vuelos cancelados, avisar a Eurocontrol, a los pilotos y a los pasajeros, entre otras cosas, explicó AENA. "La normalización definitiva no va a ser fácil" y "se han suprimido muchos vuelos, muchos enlaces, por tanto hay que reconfigurar todo el calendario aéreo y no es algo sencillo, no va a ser cuestión de horas sino algo más", avisó Rubalcaba.

El aeropuerto de Madrid, donde esperaban bloqueadas miles de personas desde la tarde de ayer, estaba listo para la salida de vuelos a las 16H00 locales (15H00 GMT), señaló AENA.

El estado de alarma está recogido en la Constitución y en una ley de 1981 para eventualidades como "accidentes de gran magnitud", "crisis sanitarias", "paralización de servicios públicos esenciales" o "situaciones de desabastecimiento".

Abren investigación por delito de sedición
La fiscalía de Madrid abrió una investigación por un delito de sedición, punible con penas de hasta ocho años de prisión. La huelga se produce después que el gobierno aprobó el viernes por la mañana un decreto que establece los nuevos horarios de los controladores y que según ellos, les obliga a trabajar más horas, lo que supone una situación insostenible, según estos profesionales.

Pero Rubalcaba denunció que los controladores ejercen una "especie de monopolio laboral" por el que "están sometiendo al conjunto de los ciudadanos para defender un conjunto de privilegios" que calificó de "intolerables". "No podemos aceptar (...) el chantaje al conjunto de los ciudadanos y al gobierno", aseguró, y definió la acción como "lo más parecido a una huelga salvaje que existe".

Según cifras del ministerio de Transporte, de los 2.300 controladores aéreos activos en España, 135 cobran más de 600.000 euros anuales y 713, entre los 360.000 y 540.000 euros, sensiblemente más que sus colegas europeos, debido a un sistema muy ventajoso de horas extras.

La huelga se inició al principio de un puente festivo en España que se prolonga hasta el miércoles, por lo que numerosos españoles se disponían a tomar un avión para viajar en estas fechas y unos 300.000 pasajeros están afectados. Además, la mañana de ayer el gobierno español aprobó la privatización parcial de la gestión de los aeropuertos.