•   MANAMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán intentó hoy calmar los temores de sus vecinos al asegurar que jamás utilizará la fuerza contra ellos porque son musulmanes, en medio de las presunciones que suscita el controvertido programa nuclear iraní.

"Irán no ha utilizado nunca su fuerza contra sus vecinos y no lo hará jamás, pues sus vecinos son musulmanes", señaló el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Manuchehr Mottaki, en una conferencia de prensa al margen del Foro "Diálogo de Manama", sobre la seguridad en la región del Golfo. "Vuestra fuerza en la región es la nuestra y nuestra fuerza es la vuestra", agregó dirigiéndose a las monarquías árabes del Golfo.

La jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, que inauguró ayer el foro, había señalado que la inquietud de Estados Unidos respecto al controvertido programa nuclear iraní era compartida por todos los vecinos de Irán.

Mottaki criticó "la presión de forasteros para dividirnos y crear inestabilidad" y señaló que "la presencia de fuerzas extranjeras no ayudará a implantar la seguridad en la región".

En referencia a las discusiones que se iniciarán el lunes en Ginebra con los Seis (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania) sobre el programa nuclear iraní, Clinton dijo esperar que Irán "se comprometa a iniciar (conversaciones) serias (...) ante la inquietud compartida por naciones en cada continente, y más particularmente aquí en esta región". "Si ustedes son vecinos de un país que pretende dotarse del arma nuclear, ello es percibido de forma mucho más amenazante que en un país situado a miles de kilómetros. Pero la preocupación es la misma y esperamos que Irán responda" a ella, agregó.

Hillary Clinton también admitió la idea de que Irán fuera autorizado, "en el futuro" y cuando haya aclarado sus intenciones, a enriquecer uranio en su territorio con la anuencia de las grandes potencias. "La posición de la comunidad internacional es clara", sostuvo. "Ustedes tienen derecho a un programa nuclear pacífico. Ese derecho viene con una responsabilidad razonable, que es respetar el tratado que firmaron y responder totalmente a las preocupaciones del mundo sobre sus actividades nucleares", señaló. Como respuesta a estas declaraciones, el jefe de la diplomacia iraní manifestó que se trataba de un "paso adelante". "Pero estas palabras deben ser seguidas por actos", añadió.

Por otra parte, el rey Abdulá II de Jordania expresó que "nuestra región no tendrá seguridad ni estabilidad hasta que nos se resuelva el conflicto palestino-israelí, y árabes, musulmanes e israelíes encuentren la paz". "Por eso es esencial que rescatemos la nueva serie de negociaciones entre palestinos e Israel", agregó, en referencia a las discusiones de paz relanzadas en septiembre en Washington.

Estas negociaciones están en punto muerto desde que Israel rechazó la petición palestina para imponer un nuevo cese a las colonias judías en los territorios palestinos.

Ayer, Clinton aseguró que Washington "trabaja intensamente para crear las condiciones que permitan a las partes avanzar hacia una resolución definitiva para la negociación".