•   MAR DEL PLATA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Gobernantes de países de Iberoamérica aprobaron hoy en Mar del Plata medidas para defender la democracia e inversiones multimillonarias durante 10 años en educación, en una XX Cumbre de la que desertaron varios líderes por fuerza mayor.

A orillas del Atlántico, en estas populares playas a 400 Km al sur de Buenos Aires, 22 naciones y 16 presidentes acordaron "cortar todo tipo de vinculación con un estado miembro donde se intente o logre destruir la democracia", señaló la presidenta argentina Cristina Kirchner al abrir el plenario.

"Es imposible que en países con gobiernos que no han sido elegidos por el pueblo pueda desarrollarse la 'Educación con inclusión social' (lema de la Cumbre). Esta es una de las clásulas más importantes en 20 cumbres de Iberoamérica", afirmó Kirchner en el Salón de Américas del Hotel Provincial.

Al aclarar el alcance del castigo a los países donde haya golpe de Estado, tema sensible en la región y reflotado después de las asonadas en Honduras en 2009 y Ecuador 2010, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, manifestó que "todo intento dictatorial va a ser aislado y se van a tomar medidas".

"La Clásula contiene un mecanismo de prevención ante una alteración del estado de derecho", declaró el canciller argentino, Héctor Timerman, en nombre de sus pares del foro, rodeado de medidas extremas de seguridad que sólo se vieron cuando estuvo el entonces presidente estadounidense George W. Bush en la Cumbre de las Américas de 2005.

Metas educativas
Para superar décadas de atraso en la región, la Cumbre consideró también un plan de metas educativas con 100.000 millones de dólares de presupuesto adicional, en una Cumbre a la que faltaron líderes de peso como el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. "Millones de personas esperan respuesta a sus justas demandas para las nuevas generaciones", expresó el primer ministro de Portugal, José Socrates.

Tampoco estuvieron mandatarios de izquierda como Hugo Chávez (Venezuela), Evo Morales (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua) y Raúl Castro (Cuba). Por otro lado también estuvo ausente el hondureño Porfirio Lobo, quien no fue invitado por Kirchner, que cuestiona su legitimidad tras el golpe contra el mandatario constitucional Manuel Zelaya en 2009.

Emotivo homenaje de Lula da Silva a Kirchner
Un momento de emoción se vivió cuando el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, quien se despide de sus pares, le rindió homenaje al extinto secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el argentino Néstor Kirchner, tras un minuto de aplauso pedido por el rey Juan Carlos de España. "No sé si alguna otra persona que no haya tenido la osadía, el coraje de Kirchner, podría recuperar la economía argentina como él la recuperó, enfrentando al mercado, al FMI y a los analistas europeos", sostuvo Lula.

El hombre que está dejando el poder en manos de su delfín Dilma Rousseff dijo que Kirchner "fue fundamental, primero para derrotar al ALCA (Área de Libre Comercio con Estados Unidos) y para poder crear la Unasur".

Otros documentos aprobados aluden al reclamo argentino de soberanía de las Islas Malvinas, en poder de Gran Bretaña, y la demanda de poner fin al bloqueo estadounidense sobre Cuba, además de comprometerse a combatir el crimen organizado y el terrorismo en todas sus formas, reveló el canciller argentino Héctor Timerman.

La Cláusula Democrática señala textualmente que en caso de "ruptura del orden constituido o del Estado de Derecho" de un estado miembro, perderá "el derecho a participar en los distintos órganos e instancias, así como del goce de los derechos y de los beneficios de la Conferencia Iberoamericana".