•   LONDRES / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, anunció el viernes que tomó medidas de seguridad tras recibir “amenazas” a su vida, mientras su web halló refugio en tres países, tras haber sido desalojada de Estados Unidos, donde las autoridades tratan de detener las filtraciones.

Hasta ahora, sin embargo, la presión no ha impedido que continúe el incesante goteo de notas confidenciales de la diplomacia norteamericana, que generaron reacciones de condena en numerosos países pero que, según el Kremlin, “muestran el cinismo” de la política exterior de Estados Unidos.

Convertido en enemigo público número 1, Assange, buscado por Interpol y que según la prensa se esconde en el Reino Unido, rompió su silencio este viernes y charló con lectores en la página internet del diario británico The Guardian, donde denunció los “ataques de Estados Unidos” contra él y su equipo.

“Las amenazas contra nuestras vidas son del dominio público. Sin embargo, estamos tomando las precauciones apropiadas en la medida en que podemos al tratarse de una superpotencia”, contestó el australiano, de 39 años, a una pregunta acerca de si temía por su seguridad”.

El cerco empieza a cerrarse en torno a Assange, contra quien Suecia emitió este viernes una nueva orden de captura internacional por un caso de presunta violación completada con los elementos que pedía la policía británica, que según informaciones de prensa publicadas el jueves no pudo detenerlo debido a errores en una redacción del primer pedido.

“Hemos enviado las informaciones que reclamó la policía británica”, declaró a la AFP una portavoz de la Fiscalía sueca, Karin Rosander.

El abogado de Assange, Mark Stephens, denunció un esfuerzo para silenciar a Assange con “acciones coordinadas” y “sofisticadas”, entre las que se enmarcan también los ciberataques contra WikiLeaks que llevaron a la empresa EveryDNS a cerrar la página wikileaks.org en Estados Unidos.

EveryDNS, administrador de sistemas de nombres de dominio, anunció la noche del jueves el cierre de WikiLeaks, alegando que los ciberataques masivos contra la página “amenazan la estabilidad” de su infraestructura.

Stephens señaló a la AFP que “alguien, probablemente un actor estatal, ha tomado el control de literalmente cientos de miles de computadoras vulnerables en todo el mundo y ha hecho que se conecten todos simultáneamente con la página de WikiLeaks”.

WikiLeaks dispone ahora de tres nuevas direcciones internet, holandesa, alemana y finlandesa (wikileaks.nl; wikileaks.de; wikileaks.fi), constató la AFP tras un anuncio del sitio en Twitter.

Desalojada de Amazon
La dirección suiza, que había sido activada en la mañana (wikileaks.ch), ya no estaba accesible el viernes en la tarde. El miércoles había sido desalojada del servidor estadounidense Amazon. Desde entonces, parte de sus contenidos encontraron refugio en el servidor francés OVH y el resto continúa albergándose en Suecia.

El gobierno francés anunció, por su parte, este viernes que estudia cómo prohibir el alojamiento de esta web, sumando su voz a la de otros gobiernos que quieren hacer callar a WikiLeaks.

La lucha está liderada por Estados Unidos, donde varios senadores norteamericanos anunciaron la presentación de un proyecto de ley para facilitar las acciones judiciales contra Assange y su web.

La diplomacia estadounidense es la primera víctima de estas filtraciones, que continúan publicándose diariamente en esta web o en medios colaboradores y han provocado una tormenta diplomática en todo el mundo.

El presidente ruso Dimitri Medvedev, cuyo país es calificado en algunos cables como “Estado mafioso virtual”, aseguró, sin embargo, este viernes que esas informaciones “muestran al mundo entero el cinismo de los enfoques y los razonamientos que predominan en la política exterior (...) de Estados Unidos”.

Pero inmediatamente matizó: “No somos paranoicos y no vinculamos las relaciones ruso-estadounidenses con revelación alguna”.

Para el presidente de Ecuador, en cambio, las relaciones de América Latina con Estados Unidos están “lo menos, golpeadas” por las filtraciones de los 250.000 documentos sobre las preocupaciones y la visión diplomática estadounidense sobre temas y dirigentes de todos los continentes.

En declaraciones desde Argentina, donde se encuentra para asistir a la cumbre Iberoamericana, Correa destacó que “América Latina y el mundo entero debe sentarse a conversar con EU, (y decirle) basta de interferir en nuestra soberanía e independencia”, para “tener relaciones más claras y transparentes”.