•   MAR DEL PLATA, Argentina / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Gobernantes de países de Iberoamérica aprobaron el sábado en Mar del Plata medidas para defender la democracia e inversiones multimillonarias durante 10 años en educación, en una XX Cumbre de la que desertaron varios líderes por fuerza mayor.

A orillas del Atlántico, en estas populares playas a 400 Km al sur de Buenos Aires, 22 naciones y 16 presidentes acordaron “cortar todo tipo de vinculación con un estado miembro donde se intente o logre destruir la democracia”, dijo la presidenta argentina Cristina Kirchner en el plenario.

“Es imposible que en países con gobiernos que no han sido elegidos por el pueblo pueda desarrollarse la ‘Educación con inclusión social’ (lema de la Cumbre)”, dijo Kirchner en el Salón de Américas del Hotel Provincial.

Al aclarar el alcance del castigo a países donde haya golpe de Estado, asunto muy sensible en la región y reflotado por las asonadas en Honduras en 2009 y Ecuador 2010, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que “todo intento dictatorial va a ser aislado y se van a tomar medidas”.

Para superar décadas de atraso en la región, la Cumbre aprobó también metas educativas con 100.000 millones de dólares de presupuesto, en una reunión a la que faltaron líderes de peso como el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien enfrenta una crisis económica y social.

El foro se propuso “alcanzar plena alfabetización en todos los países de la región antes de 2015”, en medio de medidas extremas de seguridad que no se veían desde que estuvo el ex presidente George W. Bush en la Cumbre de Américas de 2005.

Tampoco estuvieron mandatarios de izquierda como Hugo Chávez (Venezuela), Evo Morales (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua) y Raúl Castro (Cuba). Y estuvo ausente asimismo el hondureño Porfirio Lobo, quien no fue invitado por Kirchner, que cuestiona su legitimidad tras el golpe contra el presidente constitucional Manuel Zelaya.

“Cada vez hay más cumbres de todo tipo y los presidentes no tienen tiempo de asistir a todas ellas. Lo nuevo es la ausencia del jefe del gobierno español. Es probable que esta Cumbre deba ser reformulada”, dijo el politólogo argentino Rosendo Fraga, del Centro para la Nueva Mayoría.

Un momento de emoción se vivió cuando el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le rindió tributo al extinto secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el argentino Néstor Kirchner, tras un minuto de aplausos pedido por el rey Juan Carlos de España.

“No sé si alguna otra persona que no haya tenido la osadía, el coraje de Kirchner, podría recuperar la economía argentina como él la recuperó, enfrentando al mercado, al FMI y a los analistas europeos”, sostuvo Lula.

Y otro momento sensible fue el homenaje a Lula en su última participación en un foro iberoamericano como mandatario brasileño, al destacar Cristina Kirchner “las transformaciones” que impulsó.

Lula, con lágrimas en los ojos, dijo que se considera un “militante político” que jamás dejará su puesto de lucha, en medio del aplauso cerrado de los gobernantes, a menos de un mes de ceder el poder a manos de su delfín Dilma Rousseff.

Otro comunicado exhortó a Argentina y el Reino Unido a negociar la soberanía en las Islas Malvinas, que Londres rechaza de plano, en tanto se deploraron los ejercicios militares británicos con misiles en la zona y la explotación unilateral del petróleo.

La Cumbre instó a poner fin al bloqueo estadounidense sobre Cuba, además de comprometerse a combatir el crimen organizado y el terrorismo en todas sus formas, reveló el canciller argentino Héctor Timerman.

La Cláusula Democrática señala textualmente que en caso de “ruptura del orden constituido o del Estado de Derecho” de un estado miembro, perderá “el derecho a participar en los distintos órganos e instancias, así como del goce de los derechos y de los beneficios de la Conferencia Iberoamericana”.