•   MOSCÚ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Dos personas murieron y otras decenas resultaron heridas el sábado en el aterrizaje forzoso de un Tupolev-154 que se partió en dos con más de 160 pasajeros y tripulantes a bordo en el aeropuerto de Moscú Domodedovo, lo que replantea la vetustez de estos aparatos.

La carcasa del avión, partido en dos, yacía entre arbustos nevados, según fotografías tomadas por un pasajero con su teléfono móvil. Los periodistas y fotógrafos presentes en el aeropuerto no podían acceder el sábado por la noche al lugar de la catástrofe.

Una treintena de supervivientes, todavía asustados, estaban agrupados en la terminal del aeropuerto Domodedovo, al sur de la capital rusa, del que se desprendía un fuerte olor a queroseno.

“Había a bordo 168 personas, entre ellas 8 miembros de la tripulación; hay dos muertos y 48 heridos”, señaló el Ministerio de Situaciones de Emergencia.

El Ministerio de Sanidad declaró por su parte que 83 personas fueron hospitalizadas. Una decena de ellas se encuentran en estado crítico, según una fuente médica citada por Ria-Novosti.

La madre de un juez del Tribunal Constitucional ruso, Gadisa Gadjieva, falleció en el accidente, según Interfax. El hermano del presidente daguestano también viajaba en el avión y fue hospitalizado, informó el mismo Magomedsalam Magomedov.

El comité de investigación de transportes aéreos señaló que el accidente se produjo poco antes de las 15H00 (12H00 GMT), cuando el aparato despegó de otro aeropuerto moscovita, el de Vnukovo (sudoeste), con destino a Majachkala, capital de Daguestán.

“Tras el despegue, dos de los tres reactores del aparato se averiaron y el comandante a bordo decidió efectuar un aterrizaje forzoso en el aeropuerto de Domodedovo”, informó el comité de investigación.