•   WASHINGTON / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

WikiLeaks, el sitio web que provocó la furia de Washington por difundir cientos de cables diplomáticos restringidos de Estados Unidos, está facilitando sus archivos para que se puedan descargar, al aumentar la presión por cerrarlo por completo.

El sitio ya fue obligado a cambiar su dominio y a cambiar de servidores en el mundo, mientras sucesivas firmas y países fueron cediendo a los argumentos de Estados Unidos señalando que la divulgación de esos archivos era “ilegal”.

También ha sido repetido blanco de ciber-ataques, mediante una táctica conocida como negación de la distribución del servicio (DDoS) en la cual miles de computadoras se conectan a sus servidores para sacarlo de línea.

Con las opciones que se cierran de manera progresiva, y con su fundador, el australiano Julian Assange, bajo orden de captura de la Interpol por supuestas “ofensas sexuales” en Suecia, el sitio web ha tomado medidas para que su información continúe disponible.

En varios países han surgido sitios que repiten la información de WikiLeaks. Y en los últimos días, WikiLeaks ha estado ofreciendo sus archivos para ser descargados y compartidos por el sistema “de igual a igual”, una medida que podría permitir a cualquier usuario del mundo mostrarlos o compartirlos.

Los archivos incluyen primicias previas de WikiLeaks, como la información sobre las actividades militares de Estados Unidos en Irak y en Afganistán, así como los más de 800 cables diplomáticos norteamericanos difundidos hasta ahora.

“Debido a recientes ataques a nuestra infraestructura, hemos decidido asegurarnos de que todos puedan acceder a nuestro contenido. Como parte de este proceso, estamos difundiendo una copia de archivo de todos nuestros archivos que hemos difundido”, dijo WkikiLeaks en un mensaje en su sitio.

Tienen más cables
WikiLeaks dice que tiene otros 250.000 cables que proyecta difundir de manera gradual en los próximos meses, si puede.

Anticipando los intentos de Estados Unidos de bloquearlo, WikiLeaks ha tomado la precaución de postear un gran archivo encriptado de 1.4 gigabytes con una clave de 256 dígitos que considera infranqueable.

Con el nombre de “insurance.aes256”, el archivo es lo suficientemente grande para contener todos los cables de Estados Unidos que se dice que están en posesión de WikiLeaks.

La encriptación lo hace ilegible hasta que se provea la clave, en cuyo momento todos sus contenidos estarían disponibles para quienes lo descargaron de los sitios que lo suministran como ThePirateBay.org.

Assange, en una comunicación en línea el viernes a través del diario británico The Guardian, uno de los varios periódicos en todo el mundo que cooperan con WikiLeaks en la difusión de los cables, dijo que mucha gente en todo el mundo ya había guardado el archivo de seguridad en sus computadoras.

“Se ha extendido el archivo Cable Gate, junto con material significativo de Estados Unidos y de otros países a más de 100,000 personas en forma encriptada. Si algo nos pasa a nosotros, las partes esenciales se difundirán automáticamente. Además, el archivo Cable Gates está en manos de muchas organizaciones periodísticas. La Historia vencerá. El mundo será elevado a una mejor posición”, señaló.

Assange acusó a los “elementos abusivos del gobierno de Estados Unidos” de forzar la mano de WikiLeaks, y dijo que “estamos tomando las precauciones adecuadas al grado del que somos capaces al tratar con una superpotencia”.

También dijo que el gobierno de Australia estaba trabajando con Estados Unidos en su contra, y que no era bienvenido en su país.

El fiscal general de Australia, Robert McClelland, dijo el sábado que el gobierno consideraba cancelar el pasaporte de Assange pero que estaba obstaculizado por “temas relativos a entregar una nota de cancelación”.

Assange está oculto en alguna parte del mundo, se cree que en Europa, y por eso no se le puede entregar una notificación oficial desde Australia.

Interpol, sin embargo, ha emitido una “nota roja” contra él, alertando a todas las fuerzas de policía que es una persona buscada en Suecia, que quiere interrogarlo “en conexión con varias ofensas sexuales”.

Aunque algunos medios han señalado que Assange es requerido por sospechas de violación, fuentes de Suecia y de Gran Bretaña, con acceso a los archivos policiales suecos sobre él, dicen que se refieren a que supuestamente tuvo relaciones sexuales sin condón con dos mujeres, una ofensa específica de la ley sueca que se castiga con multa.