•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El mayor incendio en la historia de Israel fue extinguido totalmente, y según afirmó el portavoz de la policía Mickey Rosenfeld todos los focos del incendio estaban oficialmente extinguidos para la medianoche.

El incendio que surgió el jueves pasado y que causó al menos 41 muertes, forzó a las autoridades del país a solicitar ayuda de la comunidad internacional, entre ella la de Palestina, sin la cual el gobierno de Israel reconoció que no hubiera podido hacer frente a la catástrofe. La Policía precisó que los equipos de bomberos y unidades militares que han combatido las llamas proseguirán en el área afectada durante dos días para impedir que el fuero se reavive.

Los últimos focos se registraban anoche en los alrededores de las localidades de Isfiya y Ein Hod pero se encontraban bajo control. Los equipos que trabajan en el lugar afirmaron que la lluvia que ha comenzado a caer en el región ayudará a extinguirlos. El fuego ha arrasado 5 mil hectáreas de gran valor ecológico, con cinco millones de árboles, según datos del Fondo Nacional Judío.

El gobierno español ha colaborado con cuatro hidroaviones y otro aparato con equipo y material de ayuda que han operado desde la base aérea de Tel Nof, en el norte de Israel. Una veintena de países han enviado ayuda aérea, equipos técnicos o dotaciones terrestres para participar en las labores de extinción.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ordenó la suspensión de la llegada de nuevas misiones internacionales, en lo que se ha interpretado como una señal más del final del siniestro.

Menor admite haber iniciado fuego sin querer
Un adolescente de 14 años, cuya identidad no se ha revelado y de quien lo único que precisó la policía es que reside en la región del siniestro, admitió hoy a la policía israelí que había provocado involuntariamente el incendio. Reconoció que dejó sin apagar una brasa que prendió de inmediato en el Monte Carmel, donde se originó el siniestro.

El joven afirma que había estado fumando una pipa en el lugar y que pese a darse cuenta de que las llamas se avivaban se fué corriendo al colegio sin avisar a nadie de la gravedad de la situación.

Tras el testimonio del adolescente, las autoridades israelíes dejaron en libertad a dos jóvenes drusos que permanecían detenidos tras sospecharse que habían sido los causantes de la catástrofe.