•   PUERTO PRÍNCIPE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato oficialista a la elección presidencial haitiana, Jude Celestin, quedaría fuera de la segunda vuelta, a la que pasarían la jurista Mirlande Manigat, y el cantante Michel Martelly, según estimaciones, mientras el balance de la epidemia de cólera supera los 2 mil muertos.

Según datos del Consejo Nacional de Observación Electoral (CNO) recogidos en 1 mil 600 de los 11 mil locales de votación, Mirlande Manigat habría recibido 30 por ciento de los votos, Michel Martelly, 25 por ciento y el candidato oficialista Jude Celestin, 20 por ciento, durante la primera vuelta de la presidencial del 28 de noviembre.

Si las estimaciones de este ogrupo de observadores haitianos financiado por la Unión Europea se confirman, Manigat y Martelly se enfrentarían en el segundo turno del 16 de enero. Los primeros resultados oficiales serán difundidos por el Consejo Electoral Provisorio (CEP) hoy o mañana.

La semana pasada la ex primera dama Mirlande Manigat, de 70 años, y Michel Martelly, un músico de 49 años conocido popularmente por su nombre artístico "Sweet Micky", se declararon confiados en que habían pasado a la segunda vuelta o balotage.

Al mismo tiempo, el partido en el poder reconoció que podría haber perdido las elecciones. Eso no impidió a miles de personas manifestarse en los últimos días en la capital, Puerto Príncipe, para reclamar la anulación de los comicios, por considerar que hubo fraude.

La Constitución impidió al presidente René Preval buscar un tercer mandato, por lo cual apoyó al candidato de su partido INITE (Unidad, en criollo), Jude Celestin, de 48 años, quien tiene una relación sentimental con la hija del gobernante y es ampliamente considerado como su protegido.

Ambiente electoral: violencia, intentos de asesinatos y cólera
La campaña electoral estuvo marcada por incidentes violentos, denuncias de intentos de asesinato y, en medio de la epidemia de cólera, disturbios en el norte de Haití debido a rumores de que cascos azules de la ONU eran los culpables de ingresar la enfermedad al país después de un siglo de erradicada.

Cerca de 5 millones de haitianos estaban llamados a elegir al sucesor del presidente René Preval entre 18 candidatos y a renovar 11 de las 30 bancas del Senado y la totalidad de la Cámara de Diputados, de 99 escaños.

El día de la elección fue caótico, varias turbas de airados ciudadanos irrumpieron en locales de votación y los saquearon, además de que muchos de los ciudadanos habilitados para votar perdieron sus papeles luego del sismo de enero, en el que murieron 250 mil personas y 1,3 millones quedaron en la calle, particularmente en la región de Puerto Príncipe.

No obstante, para los observadores internacionales las irregularidades verificadas no fueron suficientes como para invalidar la elección.

Las autoridades electorales anunciarán los resultados preliminares en dos días, pero no está claro si darán las cifras finales al detalle, dado que prometieron tener completado el escrutinio para el 20 de diciembre.

¿Fraude electoral?

Al término de la jornada electoral del 28 de noviembre, 12 de los 18 candidatos presidenciales denunciaron en una declaración conjunta "una conspiración del gobierno y del Consejo Electoral Provisorio" para beneficiar al oficialista Jude Celestin. Pero Mirlande Manigat y Michel Martelly dieron luego marcha atrás en sus declaraciones y se mostraron confiados en que disputarían una segunda ronda.

Si ninguno de los contendientes obtuvo más del 50 por ciento de los votos, la sucesión de Preval se decidirá entre los dos más votados en una segunda vuelta en enero.

Retos para el nuevo mandatario
El próximo presidente estará al mando del país más pobre de América, donde 80 por ciento de sus diez millones de habitantes viven con menos de dos dólares diarios.

Haití padece además una epidemia de cólera que provocó 2 mil 071 muertos desde octubre, según un nuevo balance del Ministerio de Salud difundido el lunes. Más de 90.000 personas se han contagiado de esta enfermedad.

No obstante, los expertos de la ONU han advertido que el verdadero balance podría ser mucho más alto dadas las dificultades que hay para acceder a casi tres cuartas partes del país.

Más de seis semanas después de que apareciera el primer caso de cólera en un siglo en Haití, a fines de octubre, la nueva información indica que la cifra de víctimas sigue subiendo a una tasa constante y que no hay una aparente disminución en el número de infecciones.