•   BOGOTÁ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los rescatistas recuperaron ayer 20 cadáveres tras ser sepultados por una avalancha de tierra que sepultó a 130 personas el domingo en Bello (noroeste de Colombia).

El deslizamiento fue causado por las peores lluvias caídas en el país y que ha no había ocurrido durante décadas, ha afectado a 1,5 millones de personas.

“Hasta ahora hemos encontrado a 20 personas y son más de 100 las desaparecidas”, informó el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas, durante una visita al barrio “La Gabriela”, donde ocurrió la avalancha.

De las aproximadamente 130 personas que habrían quedado sepultadas el domingo por el alud, siete fueron rescatadas con vida, y hasta ahora han sido recuperados 20 cadáveres, indicó el ministro.

Según el alcalde del municipio Bello, Oscar Pérez, el deslave sepultó entre 35 y 40 viviendas. La tragedia en el barrio “La Gabriela”, anexo a la ciudad de Medellín (400 kilómetros al noroeste de Bogotá), se produjo por causa de las fuertes lluvias que azotan al país. “Fue por la saturación de agua, según han indicado los geólogos”, puntualizó Pérez.

La recuperación de los primeros cadáveres se produjo tras una ardua búsqueda que se inició luego de que se produjo la avalancha de lodo, tierra, árboles y piedras.

“Se trabaja manualmente. Estamos aún en las primeras 48 horas, el periodo en el cual todos los esfuerzos se encaminan a salvar vidas”, declaró a la AFP César Urueña, subdirector operativo de socorro de la Cruz Roja.

300 socorristas

Al respecto, el alcalde Pérez señaló que en la búsqueda de los cuerpos participan unos 300 socorristas con perros entrenados en la búsqueda de personas.

El municipio fue declarado “zona de calamidad”, para facilitar la atención de la tragedia.

“La declaratoria de calamidad es para la zona y le permitirá a las autoridades tomar medidas administrativas”, explicó el Ministro del Interior luego de una reunión con los titulares de Defensa y Vivienda y las autoridades locales.

La tragedia también dejó sin vivienda a decenas de personas que pasaron la noche a la intemperie cubiertas con mantas, mientras, otras se refugiaron en un albergue provisional en un salón comunal del barrio, ante el temor de que se presenten nuevos deslizamientos, comprobó un fotógrafo de AFP.

La avalancha habría sido de unos 50,000 metros cúbicos de tierra, según el director del organismo regional de Prevención y Atención de Emergencias, John Freddy Rendón.