•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP
Un supuesto romance extraconyugal del favorito republicano a la Casa Blanca, John McCain, irrumpió en la batalla presidencial estadounidense, generando una reacción indignada del senador por Arizona, que hace de la integridad el eje de su campaña.

McCain, casi seguro hasta ahora de conseguir la candidatura de su partido para las elecciones de noviembre, enfrentó a los periodistas durante una etapa de su campaña en Ohio (norte), y se manifestó “decepcionado” por un artículo del New York Times, que insinuaba que tuvo una relación no profesional con una joven cabildera.

En la víspera, su directora de comunicaciones había reprochado al periódico por rebajarse a una “campaña calumniosa”.

El artículo del Times, inmediatamente explotado por los demócratas y tomado por los demás medios, mencionó las relaciones en 1999 y 2000 de McCain, ahora de 71 años, con Vicki Iseman, ahora de 40, quien defendía los intereses de una empresa de comunicaciones ante una comisión senatorial que él presidía.


Dice que sólo fueron amigos
“Estoy muy decepcionado por el artículo del New York Times, eso no es cierto”, dijo McCain este jueves en una conferencia de prensa en Toledo, Ohio, junto a su esposa Cindy, de 54 años, en la que negó haber tenido una aventura amorosa hace ocho años.

Consultado directamente si había tenido una relación con la cabildera, el senador respondió que “no”, y dijo que ellos habían sido únicamente amigos que se encontraron por última vez “hace varios meses”.

McCain también negó que alguna vez haya hecho favores impropios a las compañías representadas por Iseman mientras él presidía la Comisión de Comercio del Senado.

“En ningún momento hice algo que pudiera traicionar la confianza pública”, dijo el senador. “Cualquier observador atestiguará el hecho de que tomé esas decisiones sobre las bases de lo que pensaba que estaba en el mejor interés del ciudadano norteamericano”.

“Algo como esto siempre distrae y es muy decepcionante, y espero que podamos --haciendo lo que estamos haciendo-- poner en orden toda la situación”, expresó.

“Esperamos que podamos resolver este asunto y dejarlo atrás y avanzar en la campaña. Estoy seguro de que avanzaremos... y estoy seguro de que conseguiremos la nominación” presidencial republicana, agregó McCain.


Investigación de meses
El Times dijo que estuvo investigando este asunto durante meses, y finalmente publicó en su sitio web el artículo sobre la presunta aventura amorosa de McCain, que se basa en gran medida en fuentes que no identifica.

Los clientes de Iseman eran empresas de comunicaciones relacionadas con la Comisión de Comercio del Senado, destacó el periódico. Los clientes habrían aportado decenas de miles de dólares para financiar las campañas electorales de McCain.

En 1999 y comienzos de 2000, Iseman visitaba frecuentemente la oficina del senador y las reuniones de campaña. “Convencidos de que esta relación había tomado un giro amoroso, ciertos altos asistentes (de McCain) intervinieron para protegerlo”, escribió el New York Times. Dos de ellos habrían confrontado al senador varias veces, y McCain habría reconocido su mala conducta.

El Times defendió este jueves el contenido y la fecha de la publicación del artículo sobre McCain.

“En lo esencial, pensamos que la nota habla por sí misma. Sobre la oportunidad, nuestra política es publicar las notas cuando están listas”, dijo el director ejecutivo del periódico, Bill Keller, en un comunicado.

Los escándalos sexuales han sepultado a aspirantes a la Casa Blanca en el pasado, principalmente a Gary Hart en 1987. Bill Clinton, ayudado por el sólido apoyo de su esposa Hillary, sobrevivió a versiones sobre una aventura, antes de ganar la Presidencia en 1992.

McCain ha hecho de su compromiso con la transparencia y la ética la base de su prestigio político en el Senado, así como durante su frustrada campaña presidencial en 2000 y la campaña actual.