•   LONDRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue detenido hoy por la policía británica en cumplimiento de una orden de captura emitida por Suecia por presunta violación, pero su portal anunció que continuará la difusión de los cables que enfurecen a Estados Unidos.

El australiano, de 39 años, cuya página está publicando miles de documentos diplomáticos confidenciales norteamericanos, fue detenido al presentarse a la policía en Londres a las 09H30 locales (y GMT). Assange, permanecerá detenido hasta el próximo 14 de diciembre, decidió hoy el tribunal de primera instancia de Westminster después de que el australiano anunciara su intención de luchar contra la extradición pedida por Suecia.

El juez Howard Riddle rechazó el pedido de puesta en libertad bajo fianza de Assange, pese a que tres personalidades británicas, entre ellas el director de cine Ken Loach, habían ofrecido 20.000 libras (31.600 dólares, 23.700 euros) cada una.

A Assange le imputa la fiscalía sueca: "Un cargo de coerción ilegal, dos cargos de acoso sexual y un cargo de violación, todos ellos presuntamente cometidos en agosto de 2010".

Enemigo de EU
Estados Unidos, que considera al fundador de Wikileaks como su enemigo número uno, se congratuló por la decisión de la policía británica. "Parece una buena noticia", declaró el secretario de Defensa, Robert Gates, al recibir en Afganistán el informe de la detención.

Las autoridades estadounidenses amenazan con llevar a Assange ante los tribunales por la difusión de comprometedores documentos de su diplomacia, aunque todavía no han entablado ninguna acción. Los intentos por silenciar a Assange y a WikiLeaks, que libra sus revelaciones con cuentagotas, se intensificaron en los últimos días, con el desalojo de la página de servidores en varios países, la cancelación de la cuenta que tenía para recibir donaciones en el popular portal de pagos por internet Paypal y el cierre de su cuenta bancaria en Suiza.

Wikileaks anunció sin embargo hoy que la detención de Assange no afectará a la divulgación de los cables, que también han sido condenada en numerosos países concernidos por las revelaciones. "Las acciones de hoy en contra de nuestro redactor jefe Julian Assange no afectará nuestras operaciones: difundiremos más cables esta noche como de costumbre", indicó WikiLeaks en la página de 'microblogging' Twitter.

Un periodista que trabaja para la página analizando documentos, James Ball, declaró que personal de WikiLeaks continuaba con sus tareas habituales y que "todo seguirá saliendo como siempre". El proceso de extradición de Assange podría ser largo, sobre todo porque sus abogados británicos han anunciado su intención de agotar todos los recursos disponibles. Según uno de ellos, Mark Stephens, el temor es que una vez juzgado el caso por el que le busca Suecia, Assange sea entregado a Estados Unidos.

Una portavoz de la agencia británica encargada de la lucha contra el crimen organizado (SOCA) explicó que cuando alguien que es objeto de una orden de captura internacional rechaza la extradición en su primera comparecencia ante el juez, el proceso puede durar meses y llegar hasta la Corte Suprema.

Acusaciones parecen tener "motivaciones políticas"
La Policía británica, que aparentemente supo en todo momento dónde se encontraba el ex 'hacker' australiano. anunció ayer que había recibido una nueva orden europea de captura contra Assange emitida por la justicia sueca, completada con elementos faltantes. Según ese pedido, Suecia sueca quiere interrogarlo en conexión con un caso que se remonta al 20 de agosto, cuando una mujer denunció haber sido violada y otra agredida sexualmente por Assange. El letrado Mark Stephens denunció desde el principio que esas acusaciones tenían probablemente "motivaciones políticas".

La intensificación de la búsqueda de Assange coincidió con la filtración por parte de WikiLeaks y cinco periódicos desde el domingo de la semana pasada de miles de documentos confidenciales estadounidenses.

En su entrega de hoy, WikiLeaks reveló que la OTAN había ampliado sus planes de defensa en algunas regiones de Europa Oriental ante temores de que Rusia plantee una amenaza creciente.

WikiLeaks y Assange no sólo tiene detractores. El intelectual estadounidense Noam Chomsky se unió a la petición de periodistas, abogados y escritores para que el gobierno australiano exprese "un apoyo firme" a Assange, debido a las "graves preocupaciónes" por su seguridad que genera la "retórica cada vez más violenta" en su contra.