•   LONDDRES / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, estará en detención preventiva hasta el 14 de diciembre, por decisión de un tribunal de Londres, tras ser detenido ayer martes por un presunto caso de violación por el que Suecia pide su extradición.

Assange, de 39 años, fue arrestado por la mañana en cumplimiento de la orden de detención europea emitida por la Fiscalía sueca, tras personarse voluntariamente ante la policía británica.

Wikileaks anunció enseguida que a pesar de la detención de su jefe continuará con la difusión prevista de los 250.000 cables confidenciales de la diplomacia norteamericana iniciada hace 10 días y que provoca la ira creciente de Estados Unidos y de otros países concernidos por las revelaciones.

En la primera comparecencia de Assange en el tribunal de primera instancia de Westminster, el juez Howard Riddle denegó su puesta en libertad pese a que tres personalidades británicas, entre ellas el cineasta Ken Loach, ofrecieron 20.000 libras (31.600 dólares, 23.700 euros) cada una para pagar la fianza.

El ex hacker, vestido con traje azul marino y camisa blanca sin corbata, reafirmó su intención de luchar contra su extradición a Suecia, que emitió la orden para interrogarle después de que dos mujeres le acusaran de violación y agresión sexual en agosto pasado.

“Éstas son unas acusaciones sumamente serias”, declaró el juez Riddle en dirección a Assange, que parecía tranquilo.

Los abogados temen que si es extraditado, Assange acabe por ser entregado a Estados Unidos, país que ha amenazado con llevarlo ante la justicia en represalia por las filtraciones. Los suecos dicen que esa no es su intención.

Batalla legal durará meses

La próxima audiencia se celebrará el 14 de diciembre, pero la batalla legal puede durar meses y llegar hasta la Corte Suprema británica.

El abogado de Assange, Mark Stephens, anunció a la prensa fuera del tribunal que las acusaciones suecas estaban “políticamente motivadas”, y agregó que esperaba una oleada de apoyos para su cliente en internet.

“Hemos escuchado que el juez dice que espera ver las pruebas por sí mismo. Creo que estaba impresionado de que bastante gente estuviera preparada para defender a Assange y declarar su inocencia”, dijo.

Estados Unidos, que considera ahora al fundador de Wikileaks como su enemigo número uno, expresó inicialmente su satisfacción a través de su secretario de Defensa, Robert Gates. “Parece una buena noticia”, dijo Gates tras ser informado de la detención durante una visita en Afganistán.

Un portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley, se desmarcó posteriormente alegando que “en esta fase” se trataba de un tema bilateral entre el Reino Unido y Suecia, aunque precisó que su país “continúa investigando”.

Wikileaks anunció por su parte en la página de ‘microblogging’ Twitter que las acciones contra Assange “no van a afectar” sus operaciones. “Difundiremos más cables esta noche como de costumbre”, agregó.

Mientras tanto, continuaron los intentos para asfixiar económicamente a Wikileaks. La compañía de tarjetas de crédito Visa Europe anunció la suspensión de todos los pagos dirigidos a esta página “en espera de más investigaciones sobre la naturaleza de su negocio”.

Su principal rival, MasterCard, había anunciado previamente medidas similares, que se suman a cancelación de cuentas que tenían Wikileaks o Assange para recibir donaciones por parte del portal de pagos PayPal y en el banco suizo Postfinance.

Wikileaks seguía pidiendo, sin embargo, apoyo financiero: “Manténnos fuerte - El valor es contagioso - Dona”, dijo en otro ‘twit’.

Todas estas acciones se producen después de que Wikileaks iniciara el 28 de noviembre, con la colaboración de cinco periódicos, la divulgación de los cables estadounidenses, apenas meses después de haber filtrado documentos secretos norteamericanos sobre las guerras de Afganistán y de Irak.

En su entrega del martes, Wikileaks reveló que la OTAN elaboró planes para proteger a los tres Estados bálticos (Estonia, Lituania y Letonia) de amenazas que procederían de Rusia.

Otras notas enviados a Washington por su embajada en Managua afirman que Ortega se financia con dinero del narcotráfico internacional y de su par venezolano Hugo Chávez, y que además está “completamente loco”.

Assange defendió las filtraciones en el diario The Australian, donde escribió que Wikileaks publica “sin miedo hechos” en el interés general, y que las revelaciones “no perjudicaron a nadie, que sepamos”.