•   MEDELLÍN / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Juan Manuel Santos prometió ayuda al visitar ayer martes el barrio arrasado por un deslave que dejó al menos 30 muertos y 100 desaparecidos, en medio de fuertes lluvias que este año provocaron más de 200 fallecidos en el país.

Santos visitó la montaña de lodo y tierra que el domingo sepultó entre 35 y 40 viviendas de la humilde barriada “La Gabriela” en la localidad de Bello, vecina a la ciudad de Medellín, e instó a evacuar la zona.

El mandatario anunció ayuda del gobierno para paliar la tragedia en la barriada, levantada en su mayoría sobre la ladera de una montaña, cuyas viviendas son habitadas por familias de escasos recursos quedaron enterradas bajo el lodo.

“Ya se han dispuesto recursos y se iniciaron procesos para que la gente que perdió su vivienda pueda reubicarse. Habrá subsidios de arrendamiento mientras las casas se van construyendo”, afirmó en la localidad cercana a Medellín (450 kilómetros al noroeste de Bogotá).

En tanto, se realizaron los primeros funerales colectivos. En el mismo barrio “La Gabriela” fueron velados ayer 11 de los fallecidos en el deslave, en una ceremonia religiosa que congregó a decenas de familiares, amigos y vecinos.

Horas antes, se cumplieron las honras fúnebres de otras ocho personas en Medellín.

Pocas esperanzas

Aproximadamente 400 socorristas continuaban buscando víctimas, ya con pocas esperanzas de localizar a algún sobreviviente, tras el alud de 50,000 metros cúbicos de tierra.

Las operaciones, que hasta el mediodía del martes permitieron recuperar 30 cadáveres, se suspendieron temporalmente debido a la lluvia, pero luego se reanudaron para continuar la búsqueda de un centenar de personas, entre ellos niños que aún se encuentran desaparecidos.

La avalancha es la mayor tragedia ocasionada este año por las lluvias que golpean a gran parte del territorio desde octubre, generando una situación de emergencia que obligó al gobierno a pedir ayuda nacional e internacional.

En ese sentido, el Banco Interamericano de Desarrollo anunció un préstamo de 350 millones de dólares.

Según un estimativo oficial, se requieren al menos 325 millones de dólares para atender la destrucción ocasionada por la ola invernal que afecta a 1,6 millones de personas en 28 de los 32 departamentos (provincias) del país.

De acuerdo con un balance oficial divulgado ayer, 206 personas han muerto, 119 están desaparecidas, 246 heridas y unas 276,000 viviendas dañadas.

Los departamentos más afectados son: Bolívar, Magdalena, Córdoba, Sucre (norte), Chocó y Antioquia (noroeste), donde se ubica el municipio de Bello.

Las fuertes precipitaciones han inundado 110,000 hectáreas de tierras y provocado la pérdida de 450,000 toneladas de alimentos, según la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC). El presidente de la SAC, Rafael Mejía cifró en 857,000 millones de pesos (473,6 millones de dólares) en pérdidas ocasionadas al sector.

Los principales cultivos afectados son los de arroz, maíz y pastizales para el ganado, dijo a la AFP una fuente del Ministerio de Agricultura, que a través de Banco Agrario está refinanciando los créditos agrícolas.

Los habitantes de pequeñas poblaciones rurales del norte del país se encuentran literalmente con el agua a la cintura, según imágenes de televisión.

Asimismo, las lluvias también han ocasionado millonarias pérdidas a otros sectores productivos que dependen de la red vial del país. Ayer martes, 12 carreteras principales y otras 18 secundarias se encontraban cortadas por derrumbes, según reporte de la Policía de Carreteras.

Según las autoridades meteorológicas, la ola invernal, es la más intensa de los últimos 30 años, y se debe al fenómeno de “La Niña”; también informaron que las lluvias se prolongarán hasta marzo o mayo de 2011, aunque no con la misma intensidad.