•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama declaró hoy que la ocupación de Afganistán sigue siendo "una tarea muy difícil" y que vencer a Al Qaida tomará tiempo, en momentos en que la Casa Blanca presenta un balance de la guerra en el que destaca la fragilidad de los logros.

"Estamos enfocados en afectar, desmantelar y derrotar a Al Qaida en Afganistán y Pakistán, e interrumpir su capacidad de amenazar a Estados Unidos y nuestros aliados en el futuro", sostuvo Obama. "Derrotar completamente a Al Qaida tomará tiempo. Sigue siendo un enemigo fuerte y despiadado dedicado a atacar a nuestro país", agregó.

Por otra parte, Estados Unidos "saluda" los esfuerzos de Pakistán contra los extremistas islámicos, incluyendo sus ofensivas en las regiones tribales. "Sin embargo, no se avanzó lo suficiente, por lo que seguiremos insistiéndole a los líderes paquistaníes que deben combatir los sitios de refugio de los terroristas", afirmó.

La estrategia de Obama de aumentar los efectivos militares en Afganistán ha contenido el avance de los talibanes en buena parte del país, pero los logros siguen siendo frágiles y reversibles, según el informe oficial estadounidense. El análisis asegura que algunos aspectos de la estrategia están dando resultados, tras el año más sangriento del conflicto, pero muchos de los logros obtenidos en los nueve años de guerra siguen siendo reversibles.

El informe afirma que el liderazgo de Al Qaida en Pakistán pasa por su momento de mayor debilidad desde 2001, cuando Estados Unidos invadió Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. El avance citado permitirá una "reducción responsable" de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, que actualmente cuentan con unos 100.000 soldados, el próximo mes de julio, aunque no se prevé el traspaso total del control de la seguridad a los afganos hasta el año 2014, según el informe.

La alianza antiterrorista de Estados Unidos con Pakistán ha sido "importante" pero también "irregular" en el último año, desde que Obama prometió forjar una relación de confianza y respeto mutuo, según el informe.

El estudio, producto de un análisis de todos los aspectos de la estrategia de Estados Unidos, surge cuando el país está sumergido en su conflicto más largo de su historia en el extranjero, y cuando el número de bajas de soldados estadounidenses y civiles afganos sigue aumentando.

"Refugio de los terroristas" pasa a ser el centro
Obama llamó al gobernante afgano Hamid Karzai antes de la divulgación del informe, y ambos acordaron insistir en "centrarse en el refugio de los terroristas", aseguró el gobierno de Afganistán. La frase hace aparentemente referencia al cinturón tribal semi-autónomo de Pakistán situado en la frontera con Afganistán, donde se refugian los talibanes que operan en territorio afgano y la dirección de Al Qaida.

Según un resumen del informe difundido por la Casa Blanca, no están previstos cambios importantes en la estrategia, pese a que algunos aspectos del enfoque de Estados Unidos, especialmente en Pakistán, deben ser revisados. "Más aún, la cúpula de Al Qaida en Pakistán está débil y bajo importante presión, más que en cualquier otro momento desde que huyó de Afganistán en 2001", asegura el informe.

"En Pakistán, estamos estableciendo la creación de una asociación estratégica basada en el respecto y la confianza mutua, a través de un mayor diálogo, una mejor cooperación y un mayor intercambio y programas de asistencia". "Y en Afganistán, el progreso alcanzado por los talibanes en los años recientes ha sido frenado en gran parte del país y revertido en algunas áreas clave, aunque estos logros siguen siendo frágiles y reversibles". "Aunque la estrategia muestra el progreso en las tres áreas evaluadas", Al Qaida, Pakistán y Afganistán, "el desafío es que nuestros logros sean duraderos y sostenidos".