elnuevodiario.com.ni
  •   PESHAWAR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Aviones teleguiados estadounidenses atacaron con misiles, por segundo día consecutivo, el distrito paquistaní de Jiber, matando a 25 insurgentes, en momentos en que Barack Obama "insiste" en el combate de los "refugios terroristas".

Por segundo día consecutivo, estos disparos de misiles tienen por objetivo el valle de Tiral, al noroeste de Pakistán, limítrofe con Afganistán. Según las autoridades locales, los misiles destruyeron viviendas cerca de la capital del noroeste, la ciudad de Peshawar, donde siete insurgentes habían muerto la víspera por otro tiro de un avión teleguiado estadounidense.

El primer ataque destruyó viviendas en la zona de Sipa, matando a seis insurgentes del grupo islamista Lashkar-e-Islam, según agentes de inteligencia paquistaníes. Dos misiles fueron disparados por otro avión teleguiado en otra área residencial, en Malakdin Jel, matando a otros trece.

Los responsables paquistaníes dieron cuenta de un tercer disparo de misil desde un avión teleguiado estadounidense en el poblado de Sandana. "Misiles impactaron en un campo de insurgentes. Seis militantes murieron", declaró un responsable de la seguridad en Peshawar.

La campaña de ataques con aviones teleguiados estadounidenses "Predator" o "Reaper" fue iniciada en 2004 en el noroeste de Pakistán y se intensificó claramente hacia mediados de 2008. Las salvas de misiles se han hecho casi cotidianas en los últimos tres meses. Estados Unidos considera que las zonas tribales pakistaníes constituyen el cuartel general de Al Qaida y afirma que es vital combatir sus refugios en la región para lograr ganar la guerra iniciada hace nueve años en Afganistán, cuando tropas internacionales lideradas por Washington invadieron este país vecino de Pakistán.

Estados Unidos se niega a confirmar los ataques con aviones teleguiados, pero su Agencia Central de Inteligencia (CIA) y sus militares son los únicos que usan aviones de ese tipo en la zona. Este año, estos ataques con misiles aumentaron sensiblemente en las zonas tribales, causando la muerte de unas 600 personas desde principios de año. La mayor parte de los mismos tuvieron lugar en Waziristán del Norte, en momentos en que Estados Unidos desea que Pakistán lance una ofensiva terrestre en la zona.

Obama subraya ayuda de Pakistán
El presidente estadounidense Barack Obama declaró ayer haber modificado su enfoque estratégico para intentar vencer a Al Qaida y también cambiar radicalmente el curso de la guerra contra los talibanes afganos y subrayó la necesidad de la ayuda paquistaní para lograrlo.

Para Obama, la ocupación de Afganistán sigue siendo "una tarea muy difícil" y vencer a Al Qaida tomará tiempo. "Estamos concentrados en afectar, desmantelar y derrotar a Al Qaida en Afganistán y Pakistán, y limitar su capacidad de amenazar a Estados Unidos y a nuestros aliados en el futuro", afirmó el mandatario. "Derrotar completamente a Al Qaida tomará tiempo. Sigue siendo un enemigo fuerte y despiadado", agregó.

Por otra parte, Estados Unidos "saludó" los esfuerzos de Pakistán contra los extremistas islámicos, incluyendo sus ofensivas en las regiones tribales. "Sin embargo, no se avanzó lo suficiente, por lo que seguiremos insistiéndole a los líderes paquistaníes para que combatan como se debe los sitios de refugio de los terroristas situados en su territorio" nacional, afirmó.