elnuevodiario.com.ni
  •   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 141 presos huyeron ayer de una cárcel de la ciudad de Nuevo Laredo (norte), fronteriza con Texas (Estados Unidos), aparentemente por la salida de vehículos con complicidad de los guardias, en la mayor fuga registrada en la historia reciente de México.

"De las primeras investigaciones se desprende que los internos salieron por el área donde ingresan los vehículos de servicio y obviamente ayudados por personal de dicho penal, de eso no queda la menor de las dudas", explicó hoy el secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas, Antonio Garza.

Garza estableció en 141 el número de presos fugados, frente a una estimación anterior de 159 entregada por un funcionario del penal. Medios de prensa mexicanos llegaron a informar de más de 190 prófugos. Con la fuga de ayer, suman más de 340 los presos escapados este año de cárceles en Tamaulipas, un estado donde tienen fuerte presencia el cártel del Golfo y la organización narcotraficante de Los Zetas, envueltas en una sangrienta disputa y que desafían frecuentemente a policías y militares al involucrarse con ellos en balaceras en las vías públicas.

Según explicaron las autoridades, la fuga se dio sin ningún tipo de incidente y sólo fue percibida cuando se realizó el conteo habitual de prisioneros anoche en el Centro de Ejecución de Sanciones de Nuevo Laredo.

Director del penal se encuentra "desaparecido"
El director del penal se encuentra en "calidad de desaparecido", añadió Garza, sin dar más detalles. De los 141 prófugos, 58 estaban detenidos por delitos de carácter federal como el secuestro y el narcotráfico. El penal fue rodeado por militares y policías federales sin que se hayan registrado nuevos incidentes.

El gobierno federal, a través de un comunicado de la secretaria de Gobernación (equivalente a ministerio del Interior), condenó la fuga y criticó al gobierno de Tamapulipas por lo que llamó "deplorable ausencia de medidas efectivas de control y resguardo de los centros penitenciarios".

En septiembre 86 presos habían escapado de la cárcel de Reynosa y en marzo 41 detenidos se fugaron de la cárcel de Matamoros, ambas ciudades de Tamaulipas y fronterizas con Estados Unidos.

Por su parte Garza respondió señalando que las autoridades de Tamaulipas "de manera reiterada ha pedido apoyo a las autoridades federales" en las tareas de resguardo de los penales que albergan prisioneros de alta peligrosidad, relacionados con el crimen organizado.

Tamaulipas es uno de los seis estados mexicanos fronterizos con Estados Unidos que es azotado por las acciones del narcotráfico y registra más de 1.600 homicidios este año, atribuidos a disputas del cártel de Golfo y sus antiguos lugartenientes de Los Zetas, un grupo conformado por militares de élite que desertaron para servir como pistoleros del narcotráfico en los noventa.

La violencia se ha extendido al vecino estado de Nuevo León, donde este viernes estalló un coche bomba -el quinto este año en México- en las cercanías de una sede policial de la localidad Zuazua, con saldo de dos heridos y daños materiales.