•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El proyecto de reforma migratoria parcial que abría una vía para legalizar a centenares de miles de jóvenes indocumentados en Estados Unidos fracasó hoy al no superar una votación clave en el Senado.

El presidente Barack Obama afirmó hoy que es "decepcionante" que haya fracasado pero ratificó que su gobierno insistirá en una reforma migratoria integral en Estados Unidos. "Simplemente no había razón para no aprobar esta importante legislación. Es decepcionante que el sentido común no haya prevalecido hoy", afirmó Obama en un comunicado.

La reforma, conocida como Dream Act, fue derrotada hoy cuando en el Senado no alcanzó los 60 votos necesarios para que se clausurara el debate y pudiera ser sometida a votación.

"Mi gobierno no renunciará al Dream Act o a la importante tarea de arreglar nuestro sistema migratorio quebrado", sostuvo el mandatario, quien junto a su gabinete había trabajado activamente en las últimas semanas para lograr la aprobación de la ley para los jóvenes indocumentados. "Los estadounidenses se merecen un debate serio sobre la migración", agregó.

La ley buscaba proporcionar estatus migratorio condicional a las personas que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años, bajo ciertas condiciones y que terminaran dos años de estudios superiores o se enrolaran en el Ejército, antes de intentar convertirse en ciudadanos.

La reforma habría favorecido inmediatamente a unos 726.000 jóvenes, según cálculos del Instituto de Política Migratoria. El gobierno por su parte estima que más de 50.000 jóvenes podrían ingresar anualmente a la universidad, pero carecen de papeles. Los republicanos afirmaban que el Dream Act equivalía a una "amnistía" para los indocumentados.