elnuevodiario.com.ni
  •   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de urgencia hoy para intentar detener la creciente tensión en la península de Corea, ahora atizada por las anunciadas maniobras militares surcoreanas.

La cita reunió a los quince países del Consejo de Seguridad, entre ellos China, miembro permanente y único aliado de Corea del Norte. Rusia, que pidió la realización de esta cita, quiere que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, envíe un emisario especial a la región para establecer el diálogo con los dos estados rivales, dijeron fuentes diplomáticas.

El borrador de un comunicado ruso, enviado a los otros 14 países del Consejo de Seguridad, pide a las dos Coreas "máxima cautela", explicaron fuentes diplomáticas.

El pasado 23 de noviembre, Corea del Norte atacó con artillería áreas civiles surcoreanas en la isla de Yeonpyeong, situada en una zona marítima que se disputan ambos países, provocando la muerte de cuatro personas, el primer incidente desde la guerra de Corea de 1950-1953.

Corea del Norte amenaza con lanzar ataque más fuerte
Seúl anunció la semana pasasda la realización de maniobras militares en la región, previstas para el próximo lunes o martes, en función de las condiciones climatológicas, revelaron funcionarios surcoreanos. Corea del Norte amenazó con lanzar un ataque más fuerte contra Corea del Sur si ésta realiza sus anunciados ejercicios militares en la isla Yeonpyeong. "Si los surcoreanos se atreven a llevar a cabo los ejercicios y cruzan la frontera, la situación en la península coreana explotará y no se podrán evitar consecuencias desastrosas", advirtió el Ejército del Norte en un comunicado emitido ayer.

El Ejército norcoreano declaró que la "intensidad y el alcance" de su respuesta "serán mayores" que el ataque del 23 de noviembre. El gobierno de Pyongyang disputa la frontera del mar Amarillo, establecida por la ONU tras la guerra de tres años entre ambas Coreas, que terminó en 1953. Corea del Norte considera como parte de su territorio marítimo las aguas en torno a Yeonpyeong y otras islas surcoreanas.

Rusia y China pidieron a Seúl que cancele sus ejercicios militares y el sábado los cancilleres de los dos países pidieron a las partes que eviten una escalada de enfrentamientos.

Península coreana, un polvorín
El ex embajador estadounidenses ante la ONU, Bill Richardson, que visita Pyongyang, comentó que la península coreana se ha convertido en un "polvorín". Corea del Norte acusa a Washington de alentar a Seúl a realizar una provocación. Según el Norte, el ejercicio militar surcoreano fue planeado la semana pasada durante una visita a Seúl del almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses.

El departamento de Estado estadounidense defendió el derecho de su aliado de realizar esas maniobras debido a las "provocaciones" de Corea del Norte. Washington sin embargo advirtió que Seúl "debe ser muy cauteloso en lo que hace".