•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decepcionados por el gobierno Obama, los palestinos han enterrado de hecho las últimas propuestas estadounidenses para reactivar el moribundo proceso de paz y buscan un reconocimiento internacional del Estado palestino dentro de las fronteras de 1967.

Para el negociador palestino Nabil Chaath, el proceso de paz está en "coma profundo" y los intentos de la Secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton para resucitarlo son "totalmente inútiles" en la actual situación.

"Este proceso ya no tiene la menor credibilidad", declaró Chaath, que lo calificó de "ejercicio fútil y ridículo", y aludió incluso a la "náusea" que provoca este callejón sin salida provocado, según él, por la intransigencia del gobierno Netanyahu y la impotencia de Washington. "No creo que vayamos a reanudar próximamente las negociaciones", auguró.

Las conversaciones directas, reanudadas el 2 de septiembre en Washington, están suspendidas desde la expiración el 26 de septiembre de la moratoria sobre la colonización. "Nos hemos dedicado a las negociaciones durante cerca de 20 años, y hoy estamos atrapados en la trampa de un proceso que no ha cambiado nada a la ocupación" , subrayó otro negociador palestino, Saeb Erakat.

Palestinos enfurecidos con Washington
Los palestinos siguen enfurecidos tras el estrepitoso fracaso de Washington en conseguir de Israel una nueva congelación en las construcciones en las colonias. Al final, Estados Unidos abandonó la idea, tras una infructuosa e incómoda negociación con el primer ministro israelí.

Una vez reducida su estrategia a la nada, Clinton propone ahora un nuevo enfoque: negociaciones indirectas sobre asuntos de fondo (fronteras, refugiados, Jerusalén). Sin embargo, los palestinos -apoyados por la Liga Árabe- han replicado a Estados Unidos que una reanudación de las negociaciones con Israel queda excluida si no hay una congelación de la colonización, presionando así a Washington a que presente una "oferta seria".

Las negociaciones propuestas por Hillary Clinton son "totalmente inútiles si no hay términos de referencia" insistió Chaath. Para reanudar el diálogo, los palestinos reclaman referencias políticas claras, como el fin de la ocupación de los Territorios palestinos ocupados en 1967 y a Jerusalén-Este como capital. También piden el reconocimiento del Estado palestino dentro de las fronteras de junio de 1967, antes de la guerra de los Seis Días, a cambio de intercambios menores de territorio.

Decepcionados, los responsables palestinos creen que ya no hay gran cosa que esperar de un presidente Barack Obama volcado en sus problemas internos, y pronto en campaña electoral. No por ello tienen intención de proceder a una "declaración unilateral de independencia", tal como recordó el sábado el primer ministro Salam Fayyad, que se esfuerza en erigir las bases de un "Estado soberano y viable" antes de fin de 2011.

Buscan reconocimiento de su Estado
En esta situación de bloqueo, los palestinos quieren intensificar "en los próximos días" sus esfuerzos para obtener el reconocimiento de su Estado. Brasil, Argentina y Bolivia ya han accedido a hacerlo, y Uruguay anunció su intención de imitarlos próximamente.

En el frente europeo, la Autoridad palestina hace campaña para que se eleve el nivel de sus representaciones diplomáticas, tal como lo han hecho ya Francia, España, Portugal y Noruega.

Además, los palestinos -que se refieren al modelo sudafricano de emancipación no violenta- anunciaron su intención de acudir al Consejo de Seguridad de la ONU para intentar obtener una resolución que ordene la suspensión de la colonización judía, ilegal según el derecho internacional. En cambio, los palestinos no contemplan, por ahora, disolver la Autoridad Palestina, última opción que sería, según Nabil Chaath, "apocalíptica".