•   BAGDAD  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El parlamento iraquí dio hoy su visto bueno al gobierno de unidad nacional encabezado por el primer ministro Nuri al Maliki y aprobó su programa que prevé liberalizar la economía, desarrollar la producción petrolera y luchar contra el terrorismo.

El jefe de gobierno, que iniciará su segundo mandato, precisó ante los diputados que nueve ministerios aún no fueron designados puesto que desearía integrar en su gobierno a varias mujeres. El propio Maliki ocupará interinamente las tres carteras vinculadas a la seguridad.

El parlamento aprobó a los 29 ministros, a tres viceprimer ministros y al propio jefe de gobierno. Se trata de un gobierno de compromiso, del que sólo forma parte una mujer como secretaria de Estado sin cartera, y designado nueve meses después de elecciones legislativas cuyo resultado no otorgó mayoría clara a ningún partido.

Democracia decapitada por el sexismo
Maliki explicó a los diputados que retrasó algunos nombramientos por la recepción tardía de algunas candidaturas y por el hecho de que sólo recibió una candidatura femenina de parte de los diferentes partidos políticos. "Hoy la democracia fue decapitada por el sexismo como lo fue en su momento por el confesionalismo", criticó el diputado kurdo Ala Talabani.

Washington, Londres y la UE saludaron la formación del nuevo gobierno . El presidente estadounidense Barack Obama calificó el voto de "momento importante en la historia de Irak" y el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, estimó que "reforzará la estabilidad de Irak". Para la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton se trata de "otro capítulo importante para el desarrollo de la democracia en el país".

Los diputados aprobaron también el programa gubernamental de 43 puntos que prevé "pasar de una economía centralizada a una economía de mercado, la lucha contra la corrupción, un aumento de la producción petrolífera, fomento de las inversiones y lucha contra el terrorismo y el confesionalismo". También hace mención a la "necesidad de promover la condición femenina".

Del antiguo gabinete sólo continúan el primer ministro, un viceprimer ministro kurdo, el inamovible jefe de la diplomacia Hoshyar Zebari (en el puesto desde 2003), el ministro de Deportes y de la Juventud, y de dos secretarios de Estado. Dos ministros cambian de cartera.

Esperan gobierno "nacido desde el dolor"
Iyad Allawi, jefe de la lista laica Iraqiya, rival de Maliki y aspirante al cargo de primer ministro, declaró ante los diputados que "esperamos que el gobierno, nacido desde el dolor, tendrá éxito por el bien de la población y le aportaremos pleno apoyo". "Este gabinete no representa la ambición de primer ministro, sino la de los grupos políticos. (Maliki) Hubiese preferido dirigir un gobierno basado en una mayoría (parlamentaria) antes que un gabinete de alianzas. Pero los resultados de las elecciones hicieron que un gobierno mayoritario hubiese sido un gobierno de un sólo color confesional, lo que él quiso evitar", aseguró Ali Mussawi, consejero del primer ministro.

Las legislativas de marzo estuvieron marcadas por el confesionalismo. Los chiitas votaron por la lista de la Alianza Nacional de Maliki, mientras los sunitas lo hicieron por la lista laica Iraqiya del ex primer ministro Iyad Allawi.

La Aliaza Nacional, con 159 de los 325 escaños, se quedó con el cargo de primer ministro, un viceprimer ministro y 12 ministerios. Iraqiya (91 escaños) obtiene un puesto de viceprimer ministro y ocho ministerios, y los kurdos (57 escaños) mantienen un viceprimer ministro y tres ministerios. La pequeña coalición WASSAT (10 escaños) se hace cargo de dos ministerior y las minorías religiosas (8 escaños) serán responsables de una cartera.